Opinión

La calle sigue siendo la salida

Con la profundización del comunismo-cubano el avance del control ciudadano pleno y la falsa oposición con su oferta electorera, queda en evidencia para la gran mayoría de los venezolanos que la salida es la insurgencia, rebeldía, desobediencia, es el desconocimiento pleno de las mafias que usurpan el poder, de sus colaboradores que sostienen esta tiranía al precio que sea para seguir negociando sus “espacios” cuotas de poder.

Tras la gran derrota de sus #Primarias veremos nuevamente a la incoherencia política llamando a la calle, los grandes derrotados Voluntad Popular y Primero Justicia. Mientras otra parte del colaboracionismo continúa su juego de legitimación a la ANC-comunista.

El colaboracionismo quiere llevarnos al camino conveniente para ellos y la subsistencia de ambas élites MUD/PSUV, y ese camino no es otro que el electoral, “elecciones” controladas por el castrismo donde el poder nunca se pone en riesgo. Un gran fracaso el proceso de primarias que llevó a cabo la MUD para elegir sus “candidatos” a gobernaciones; se impuso la abstención y la factura a los partidos incoherentes como Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, los cuales han dicho que la calle es la salida, pero meses más tarde salen anunciando que el voto es la única vía para salir del comunismo. Caso contrario pasó con el partido colaborador Acción Democrática siempre en desacuerdo con la calle.

Ahora bien, tenemos una gran oportunidad para organizarnos en un gran movimiento que aglutine la verdadera oposición al sistema comunista instalado en Venezuela, con agenda coherente y con el propósito de conquistar la Libertad ejerciendo la presión que solo los ciudadanos en la calle podemos lograr. No podemos permitir que la agenda colaboracionista siga su imposición y su engaño de que las dictaduras salen con votos. La salida a todo régimen como el que tenemos en Venezuela exige confrontarlo sin legitimarlo con acciones convocadas por el sistema.

A la agenda electoral convocada por el castrismo en Venezuela debemos decirle No. No porque no nos préstamos para legitimar la destrucción, hambre, miseria, represión, comunismo. La calle no ha logrado la salida por la simple razón de que la agenda ha estado en manos del colaboracionismo; es decir, la MUD, todos sabemos que ellos juegan al negocio para obtener sus cuotas de poder y cohabitar con el socialismo que ellos tanto defienden, no nos olvidemos que son integrantes de la Internacional Socialista.

Por eso el paso fundamental de los ciudadanos es desligarnos de esa política: retirarnos de la MUD y desconocer sus acciones. Organizarnos con los ciudadanos que realmente quieren una salida al genocidio comunista, tenemos una gran oportunidad y quizás la última, es el momento de lograr ese verdadero cambio desde la calle.