Opinión

Abstención, lo moral y político correcto

Tras más de 15 contiendas electorales celebradas en Venezuela y 18 años de dictadura, pregúntese usted: ¿para qué han servido los comicios electorales que se han “ganado”, de qué sirvió obtener una mayoría en el Parlamento y qué se ha hecho ante las derrotas que indican fraude electoral? Dicho esto, es claro que todos los procesos electorales promovidos por el régimen han sido viciados y fraudulentos y que a sabiendas de ello la MUD ha participado, es decir, ellos han sido quienes auspician dichos procesos para lograr la legitimación del régimen que usurpó la república.

Tras el evidente fraude electoral cometido por el régimen en las pasadas elecciones del 30 de julio para elegir a los candidatos a la asamblea nacional constituyente y la manera como inflaron la cifra del número de votantes, solo que decir que lo moralmente político es la abstención, que es evitar e impedir cualquier proceso electoral que nazca de un sistema que ha dejado a la luz pública su vicio ante la democracia como lo es el CNE, por lo tanto, si nosotros nos abstenemos estamos desobedeciendo al sistema socialista MUD-PSUV y a su vez le damos un golpe, por el hecho de que no se le está legitimando, argumentando de que con cierto porcentaje de abstención se alega que no se vota por consecuencia del vicio del sistema y con ello se demuestra que en Venezuela no hay democracia, que hay una dictadura que se ha sostenido durante al menos los últimos 10 años por una farsa electoral promovida por la MUD, la cual coloca una careta de demócrata al dictador y permite mantener su estadía en el poder.

Hoy no hay salida electoral, no con este CNE y con esta “oposición”. Estamos en dictadura y se debe entender que si se vota se legitima y se le da carácter legal a todos los actos ejecutados por el dictador por muy crueles que sean, así que, si usted vota bajo esta circunstancias, usted no solo está legitimando a la dictadura, sino que también está clavándole un puñal de traición al pueblo y allí estaría burlando a más de 100 jóvenes asesinados por el régimen, reconocería la asamblea nacional constituyente que usted mismo seguramente catálogo de fraudulenta, reconocería al CNE, efectivamente se haría cómplice de esta situación y de inmediato entraría en el plano del ciclo vicioso PSUV-MUD-CNE que tanto daño le han hecho al país.

Abstenerse no es ceder espacios, como lo indica la MUD, ceder espacios es lo que ellos hacen, embaucar a un pueblo para entregar todo un país a la izquierda. Ir a regionales no es resistir ante el régimen ni es una solución para obtener la libertad, es caer muy bajo, es darle la razón a Maduro y al CNE cuando indican que en Venezuela “hay democracia”, es aceptar ser humillados y pisoteados por un régimen que se le está dando legitimidad a través del voto; así que si usted vota y durante el periodo por el cual usted eligió un narcogobernador todo sigue igual o incluso empeora, no lo llame dictadura porque recuerde que usted legitimó una “democracia” y jugó con el sentimiento y desespero de una sociedad golpeada.

La abstención se promueve con el fin de desmantelar y desobedecer al sistema socialista MUD-PSUV y con el objetivo de demostrar que existe un evidente fraude y que es de allí de donde el régimen se agarra para asegurar su legitimidad y estadía en el poder sin importar que se alargue la agonía de Venezuela.

Quienes apoyamos la abstención no promovemos la cohabitación y convivencia con el régimen, no embaucamos ni engaños al pueblo, no buscamos beneficio propio ni mucho menos un curul, pero sí formamos parte de un liderazgo moral que se encuentra dentro de la verdadera oposición que aspira a un cambio, en donde lucharemos por erradicar políticamente a la izquierda y apostaremos por una transformación política, social, económica y cultural en donde se abra paso para refundar la república, generar oportunidades y ser una sociedad de primera en donde Venezuela sea el país número uno del mundo.