Entretenimiento

En 2017 el cine venezolano se enfrenta al desinterés del público

El Amparo, que recibió el Premio del Público en el Festival de Cine Latinoa

El cine nacional comienza el año con cautela. Fuentes del gremio aseguran que algunos directores y productores aún no han concretado fechas a la espera de un repunte en la taquilla venezolana, que sufrió una merma de 60% el año pasado en lo que respecta a producciones nacionales. No obstante, ya comenzaron los estrenos.

Desde el viernes está en carteleras Cabrujas en el país del disimulo, documental codirigido por Belén Orsini y Antonio Llerandi sobre la vida y obra del dramaturgo, un referente de la cultura nacional de los últimos 50 años.

La programación que hasta el 30 de diciembre manejaban distribuidoras y exhibidores no tiene muchos estrenos fijados para los próximos meses. Sin embargo, esa lista puede variar. Para la semana que viene, por ejemplo, está pautada la entrada en cartelera de El secreto de mi amigo Sebas de José Gregorio Hernández, un filme sobre un abogado residenciado en España que vuelve al país por la muerte de su madre.

El 3 de febrero –si no hay cambios– llegará a las pantallas Corneador de Harold Mota, un largometraje que relata la historia de un abogado que se adentra en el mundo de la prostitución en la clase alta de la sociedad. Es protagonizado por Samuel Pacheco, Orlando Delgado, William Goite, Carlos Moreno, Morayma González y Freila Ramos. El 24 de febrero se espera que esté en cartelera Solteras indisponibles de Carlos Malavé.

El 7 de abril se estrenará el documental Semblanza, que dirigió Alberto Arvelo sobre la banda Guaco. Desde hace semanas se puede ver el tráiler tanto en Youtube como en salas de cine. Una semana después está previsto que se proyecte en salas Abril de José Antonio Varela, quien también fue guionista de una historia basada en el libro Abril, golpe adentro del periodista Ernesto Villegas sobre el golpe de Estado del año 2002.

Hay varios largometrajes listos o en la última etapa de producción de los que aún no se tiene fecha de estreno. “Todavía estamos trabajando en la edición. Cuando tengamos un corte final podremos tener una idea más concreta de los tiempos de terminación de la película”, indica Carl Zitelmann sobre El vampiro del lago.

Los productores de El Amparo, cinta de Rober Calzadilla, todavía no saben cuándo se proyectará. El largometraje, con guion de Karin Valecillos, recibió el Premio del Público en el Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz. Se desconoce también cuándo se podrá ver en el país La soledad de Jorge Thielen Armand, quien el año pasado presentó el filme en la sección Biennale College del Festival de Cine de Venecia.

El año pasado disminuyó en 59,72% el público de las películas venezolanas con respecto a 2015, cuando llevaron a las salas a 1,06 millones de espectadores.

El productor José Ernesto Martínez considera que los próximos meses son un reto. “Hay que hacer que el público se vuelva a enamorar del cine venezolano y recupere el hábito de ir a una sala. Confío en que desde cada trinchera el gremio seguirá luchando para lograrlo. En mi caso, llevo 8 años trabajando en el documental sobre Renny Ottolina, que espero estrenar en 2017”, afirma sobre El número 1, Renny Ottolina.

La cifra. 28 cintas venezolanas se estrenaron en 2016 y fueron vistas por 429.773 espectadores. La más taquillera fueTamara de Elia Schneider.