Ciencia y Tecnología

Twitter reveló archivos de cuentas canceladas por vínculos con propaganda

La red social decidió publicar los archivos de las cuentas -situadas en países como Irán, Rusia y Venezuela- para que puedan ser investigados por especialistas en amenazas cibernéticas

Twitter
Por AFP

La red social Twitter informó el jueves que canceló miles de cuentas falsas por transmitir propaganda, y que estaban situadas en países como Irán, Rusia o Venezuela.

El gigante estadounidense precisó que optó por publicar el material para que pueda ser investigado por especialistas en amenazas cibernéticas.

Compañías del sector tecnológico y de redes sociales se encuentran bajo una enorme presión por la difusión constante de material de desinformación política o social, especialmente para influir en elecciones o difamar.

Yoel Roth, responsable de integridad de la red Twitter,  justificó la decisión de publicar esa propaganda como una manera de demostrar que "la transparencia es el motor de nuestra misión".

Con esta decisión Twitter ya ha publicado 3 paquetes de archivos de cuentas canceladas. En esta ocasión son más de 30 millones de tuits, así como un terabit de datos provenientes de casi 5.000 cuentas. Twitter canceló un total de 4.779 cuentas sospechosas de "estar asociadas -o directamente mantenidas- por el gobierno iraní".

Esas cuentas lanzaban noticias que apoyaban los intereses geopolíticos iraníes mediante identidades falsas. Dentro de ese paquete había un subgrupo dedicado en especial a "promover discusiones en torno a Israel".

Twitter también cerró cuatro cuentas adicionales de origen ruso, luego de haber procedido en el pasado a clausuras masivas de cuentas de su brazo de operaciones cibernéticas, la Agencia de Investigación en Internet (IRA), con sede en San Petersburgo.

Las investigaciones sobre esa agencia rusa condujo a Twitter a identificar y cerrar otras 33 cuentas relacionadas con falsos usuarios venezolanos. Twitter ya había identificado en el pasado a 674 usuarios con ese origen.

El gigante estadounidense también detectó y clausuró en España 130 cuentas presuntamente falsas y aparentemente abiertas por medios relacionados con los independentistas catalanes.