Ciencia y Tecnología

Enviarán un dron para estudiar la luna más grande de Saturno

La NASA tiene entre sus planes lanzar una nave no tripulada para explorar un satélite que tiene condiciones únicas

ctv-3mm-titan
Por el coimercio | perú | gda

El año pasado, tras 13 años de orbitar Saturno, la sonda Cassini terminó su misión precipitándose en el gigantesco planeta. En 2004, el artefacto había enviado a su vez la sonda Huygens a Titán, el satélite más grande de Saturno. La información obtenida confirmó que se trata del único cuerpo en el sistema solar, además de la Tierra, que tiene atmósfera y un mar estable, características que lo hacen interesante para la exploración.

Ahora la NASA está estudiando dos propuestas para su próxima misión interplanetaria. La primera, llamada César, consistiría en una visita al cometa 67P/ Churyumov-Gerasimenko para obtener muestras. La otra, llamada Dragonfly (libélula, en inglés) implicaría enviar un dron para que explore Titán.

Además de ser el segundo satélite más grande del sistema solar (el mayor es Ganímedes, satélite de Júpiter), Titán es casi una vez y media más grande que nuestra Luna y, con un radio de 2.570 km, es más grande que Mercurio, el más pequeño de los planetas. Orbita a Saturno a 1,2 millones de kilómetros, a una velocidad de 20.000 km/h, dando una vuelta cada 15 días y 22 horas.

Lo más interesante de Titán es la combinación de sus características físicas y su atmósfera. La masa de Titán es 0,022 veces la de la Tierra, lo cual hace que la gravedad sea un séptimo de la Tierra, mientras que la atmósfera, que es 98% nitrógeno, es cuatro veces más densa.

Estas condiciones permitirán al dron desplazarse grandes distancias. De este modo, podrá explorar los diferentes terrenos y los mares de metano de la luna. Dado que Saturno está 10 veces más lejos del Sol que la Tierra, la señal demorará 10 veces más en llegar, o sea 83 minutos. Otro tanto será necesario para enviar las órdenes al dron. Las características del satélite suponen también en este aspecto una ventaja, porque mantener volando el aparato requerirá una fracción de la energía que se necesitaría en la Tierra.