Ciencia y Tecnología

Cómo los mensajes cifrados ayudaron a los manifestantes de Hong Kong

Los jóvenes que se congregaron en las calles utilizaban Telegram para compartir sus ubicaciones 

Telegram

Foto: EFE

Por GDA | EL TIEMPO | COLOMBIA

Durante 79 días, en el “Movimiento Umbrella” miles de manifestantes vestidos de negro desafiaron al gas lacrimógeno y la lluvia.

Los jóvenes ciudadanos se congregaron en las calles hace unos días para protestar por un proyecto de ley que permitiría la extradición a China continental.

Para compartir sus ubicaciones, los manifestantes hacían uso de la aplicación de mensajería “Telegram”.

La policía de Hong Kong también parecía estar mejor equipada en sus esfuerzos por dispersar a la multitud, y más decidida a evitar que se repitiera la protesta en la que docenas de estudiantes, legisladores pro democracia y otras personas se quedaron sentados en la calle durante un largo tiempo en 2014.

Con un equipo antidisturbios completo, utilizaron gas pimienta y lanzaron balas de gas lacrimógeno y de goma, así como bolsas de frijoles, lo que dificultó que los manifestantes se mantuvieran en su lugar. 

La policía afirmó que había disparado alrededor de 150 rondas de gas lacrimógeno en el combate cuerpo a cuerpo el miércoles pasado, casi el doble de las 87 rondas disparadas en la totalidad del Movimiento Umbrella.

 Frente Civil de Derechos Humanos, grupo de la democracia, ayudó a dirigir el movimiento contra el proyecto de ley. Sin embargo, no hubo líderes obvios en las protestas del miércoles. 

Gran cantidad de demostraciones parecieron ser iniciadas por individuos que convocaban amigos y conocidos a través de mensajes instantáneos.

El sistema de mensajería Telegram encabezó la tienda de aplicaciones de Apple en Hong Kong el miércoles. Por temor a la vigilancia, los manifestantes cambiaron a la plataforma de mensajería cifrada para compartir actualizaciones y coordinar tácticas.

Pavel Durov, fundador de Telegram, dijo que su servicio de mensajería había presentado un ciberataque  masivo que se originó en China, lo que planteaba dudas sobre si Pekín había intentado descarrilar las manifestaciones.