Opinión

Ser madre venezolana

Ser madre por lo menos para mí es lo más grande que me ha pasado, el poder ser bendecida con la vida de una criatura tan pequeña que sea tu responsabilidad, que esté bien, educarla y amarlo es mágico.

Pero resulta que soy venezolana y creo que las madres venezolanas somos un poco diferentes.

La mamá venezolana es aquella que no se cansa y trabaja lo que tenga que hacer por sacar a su hijo pa’ lante.

Es la que se levanta bien temprano para que el muchachito se lleve algo en su barriga, es la que le dice: “Estudia para que salgas adelante”.

A las madres venezolanas no nos da miedo defender a nuestros hijos, podemos trabajar, limpiar, cuidarlos, no paramos; pero siempre tenemos un beso y un abrazo para nuestros hijos, somos protectoras (unas más que otras) y no importa que ya estén viejitas, siempre darán consejos y están con una sonrisa. Son perseverantes y muchas graduaron solas a sus hijos. La verdad es que son guerreras.

Un paso más allá

Pero podemos dar más, y para eso te invito que estés pendiente de:

1.         No olvides pensar en positivo: Tus pensamientos van a influir decisivamente en cómo afrontas cada paso que das. Si afrontas el día a día con una visión positiva de las cosas, serás capaz de avanzar hacia tus metas.

2.         Imagínate logrando tus propósitos, cada día: Un truco psicológico altamente efectivo es visualizar mentalmente el resultado que deseas alcanzar, eso lo puedes hacer al levantarte, tomarte un tiempo para meditar o al acostarte.

3.         Un día puedes fallar: Si el día anterior no lograste sentirte motivado para llevar a cabo las acciones cotidianas que te acercan al objetivo, el segundo día es clave. No te permitas que ese segundo día también te boicotees.

4.         No compitas con nadie: Generalmente la competencia puede sernos muy útil para incentivarnos a luchar por nuestros objetivos. Pero no te enfrasques en competir con estilos de vida o formar de crianzas, eso te va agotar y cada familia es única.

5.         Haz una lista con metas y tus razones para seguir motivado: Si conoces exactamente lo que quieres y  los motivos que te empujan a seguir adelante es perfecto para obtener excusas.

6.         Descubre tus verdaderas pasiones: Esto es básico. Cuando disfrutamos genuinamente lo que hacemos nos permite rendir al máximo.

Ahora también podemos tener actividades que nos apasionan que nos sirvan para recargarnos de energía.

7.         Inspírate con las pequeñas cosas del día a día: La clave para motivarse es ser una persona abierta al mundo y encontrar inspiración en los pequeños detalles cotidianos. La inspiración puedes encontrarla en casi cualquier cosa.

Recuerden que somos únicas y que tenemos en nuestras manos el futuro de nuestros pequeños, por ende de nuestro país. Juntas lo reconstruiremos.

Felicidades a todas las madres en su día