Opinión

La Ruta del Coraje

El presidente encargado de la República, Juan Guaidó, decidió  transitar la Ruta del Coraje, al retar valientemente a la tiranía de Maduro y su camarilla, aterrizando en el aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía, a pesar de las amenazas proferidas en su contra.

El líder opositor regresó después de haber realizado una gira por varios países  de América Latina en busca de respaldo, con la que también desafió una prohibición de salida del país emitida en su contra por el ilegítimo Tribunal Supremo de Venezuela.

Se trata de la Ruta del Coraje muy similar a la propuesta por María Corina Machado que  contempló que el Presidente de la Asamblea Nacional asumiera el rol del Poder Ejecutivo,  tal y como dice el articulo 233 constitucional, tras concretarse, por segunda vez, la usurpación de la Presidencia de la República por parte de Nicolás Maduro. Siguió el mismo rumbo que defendió Maria Corina, con la firmeza que le caracteriza, sobre la necesidad de que se cumpliera con el requisito legal de juramentarse como Jefe de Estado, a pesar de la resistencia pública de otras organizaciones y líderes políticos dentro de la oposición.

La Ruta del Coraje, esa  que también habla de la necesidad que desde el Gobierno de Transición, se tomen las acciones necesarias para depurar las instituciones del Estado y regresarle a éstas su legalidad y legitimidad. 
Es por ello, que desde el Parlamento se ha defendido la urgente necesidad que se empiece con la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE). 

Ese camino que también conduce a que se asuma y se defienda las sentencias y decisiones judiciales que dicte el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el cual se encuentra en el exilio, y que sin embargo es el único revestido de legalidad, debido a que el otro es simplemente otra muestra de la usurpación de poderes en el país.

La propuesta Ruta del Coraje indica la necesidad de mantener a la sociedad venezolana en constante movilización para apoyar las acciones de la Asamblea Nacional, del Gobierno de Transición y todo el apoyo que ha recibido en el plano internacional. 

Es por este motivo, que es vital que las fuerzas democráticas del país se mantengan en las calles de forma permanente para evitar que la usurpación retome terreno. 

Es más que evidente, cada vez que los demócratas toman las calles una multitud de esperanza se apodera de toda la república, mientras que los actos del oficialismo son eventos raquíticos, pobres y con más grupos violentos que ciudadanos de a pie. 

No se puede  abandonar las calles; tenemos que ser una mayoría movilizada. No nos sirve ser más, pero estar estáticos en nuestras casas o inmóviles en nuestros estados, por el contrario la coyuntura que padece Venezuela nos obliga a estar en plena movilización.

Y es por todo ello que apoyamos la convocatoria del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, de realizar actividades de calles para los próximos días. Y no solo respaldamos la iniciativa, la cual se enmarca en la Ruta del Coraje, sino que incitamos al Jefe del Estado legítimo para que no abandone las movilizaciones, sino que éstas sean de carácter recurrentes y en escalada. 

Calle y más calle. Marchar de forma pacífica, pero decidida. No dar nuestro brazo a torcer y demostrar que estamos ganando la batalla en el plano internacional y en el nacional también. 

De nuestra parte le decimos que desde Vente Venezuela vamos con todo en contra del usurpador y lo derrotaremos. No descansaremos, no nos rendiremos… Poseemos un compromiso con los ciudadanos y lo cumpliremos, la lucha por la liberación se debe dar ahora en cada estado, en cada municipio, en cada comunidad. 
María Corina Machado  sostiene que la persistencia es clave para derrotar a las tiranías y tiene razon. Por eso sabemos que saldremos victoriosos, porque nadie puede derrotar a alguien que no está dispuesto a rendirse. Con la Ruta del Coraje... ¡No hay vuelta atrás!