Opinión

¿Qué pasará con Carlos González?

Ninguno de los venezolanos que están en la agencia libre genera tantas expectativas como Carlos González. Eso se debe a una verdad gigantesca: ninguno posee el laureado currículum del jardinero zuliano, campeón bate de la Liga Nacional en 2010. Hace un mes y medio todo parecía depender de los contratos que obtuvieran J.. D. Martínez y Eric Hosmer, los bateadores desempleados con más relevancia. Ya ellos firmaron, incluso participan en los juegos de exhibición con los Medias Rojas de Boston y los Padres de San Diego, respectivamente.

Entonces… ¿Qué pasará con CarGo? La respuesta es tan sencilla como fantástica: No lo sabemos, no tenemos idea. Y al parecer ni él, ni sus allegados tienen una visión clara de la ciudad en la que jugará o del uniforme que utilizará la venidera campaña. Es posible que el único que puede decir que ve a través de la niebla sea Scott Boras, representante del marabino.

Quizás al momento de concebir estas letras, la mano izquierda de González esté en plena plasmación de su rúbrica en la oficina del gerente general de alguna organización. Pero también es probable que se lleve a cabo una reunión en la que el único fruto será haber bebido un buen café, o que haya una llamada cargada con más curiosidad que intenciones.

Jon Morosi, reportero de MLB.com, uno de los mejor informados en el universo periodístico de las mayores, resaltó que los Medias Blancas de Chicago continúan en contacto con CarGo. Es una divisa más en la lista de interesados, en la que están incluidos los Astros de Houston, los Azulejos de Toronto, los Orioles de Baltimore y los Rockies de Colorado, de donde proviene el guardabosque. Se sabe de los que pueden tirar la piedra, pero no se conoce quien la tiene escondida en la mano.

Veamos los hipotéticos cupos del jardinero en cada uno de los equipos que han llamado a Boras: los patiblancos no gozan de un jardinero izquierdo consolidado o de un bateador designado; los siderales necesitan a alguien que cargue con las responsabilidades que tuvo Carlos Beltrán antes de su retiro; los canadienses, aunque los menos probables de la lista, ya no cuentan con José Bautista; los oropéndolas buscaban a un paleador zurdo y contrataron a Colby Rasmus, quien ni siquiera está en el roster de 40; y los rocosos debaten si firmar al inicialista Mark Reynolds, si esa es la decisión CarGo estará descartado.

Resta esperar si uno de esos equipos será el nuevo hogar del agente libre venezolano más cotizado de la actualidad, o si a última hora saldrá de la nada un conjunto que se atreva a lanzar la piedra.

Lo que sí luce como una certeza es que González no recibirá un contrato multianual, de conseguirlo eso causará más sorpresa que la firma en sí. Más que su edad de 32 años, lo que le pone el panorama borroso es largo slump de más de 4 meses que sufrió el año pasado. Sus números no se asemejaron a su historial, y no tuvo lesiones que, al menos, hicieran comprensible la situación.

Se puede tener una mejor idea del bajón al comparar a CarGo con peloteros contemporáneos. En 2016 él fue uno de los 25 bateadores que jugaron un mínimo de 100 encuentros. Destacó por encima de la mayoría en carreras impulsadas. Remolcó 100, superior a Evan Longoria, Josh Donaldson y Yoenis Céspedes. Solo fue sobrepasado por Mark Trumbo. La campaña anterior, entre los 23 hombres de 31 años, con al menos una centena de compromisos, ocupó la decimoquinta casilla de fletadas con 57, además tuvo -0.2 de WAR. Los datos marcan un teórico descenso.

@AnSanchezRu