Opinión

Ozzie Smith vs Omar Vizquel

Ozzie Smith es el principal argumento que los nuevos analistas esgrimen cuando hablan de Omar Vizquel. Dicen algunos de ellos, con el periodista Keith Law a la cabeza, que el estadounidense es, posiblemente, el mejor defensor de todos los tiempos, y que sólo un guante como el suyo podría compensar una ofensiva tan discreta.

La falta de bateo dejó fuera del Salón de la Fama a David Concepción, según justifican sus críticos. No le bastó ser el mejor shortstop de su tiempo, el indiscutible Rey de los años 70, lo cual nos llevaría por otro camino de contradicciones que en el pasado hemos tratado aquí, recordando que tampoco Luis Aparicio fue un jugador con perfil ofensivo e igual tiene una placa en Cooperstown.

Hoy llegamos a Smith y a Vizquel siguiendo la ruta marcada por Bob Abreu y Bill James. Si el principal gurú de la sabermetría bendice la candidatura del Comedulce, y dada la tendencia que marca el nuevo análisis, con la consagración de Tim Raines como reflejo más reciente, ¿qué debemos esperar de esa tendencia cuando en diciembre se haga pública la próxima papeleta de votación?

Porque la sabermetría siempre habla de Smith cuando escucha el apellido Vizquel.

Estamos ante dos campocortos comparables. El primero ganó 13 guantes de oro, el segundo 11. Aquel bateó para .262/.337/.328, con 580 bases robadas, mientras que este ligó para .272/.336/.352, con 404 estafas. El norteamericano dejó un OPS de .666, mientras que el caraqueño puso .688.

El primero jugó en una época en la que el bateo colectivo fue inferior, por lo que su OPS ajustado es mejor, 88, contra 82 del caraqueño, a quien  le tocó la Era de los Esteroides.

Son dos toleteros muy similares, aunque Vizquel tiene ventaja en el importante renglón de los extrabases, con 456 tubeyes, 77 triples y 80 vuelacercas, contra 402, 69 y 28 de Smith.

A simple vista, el venezolano es superior, aunque ambos fueran toleteros discretos.

El cedazo sabermétrico, sin embargo, no ayuda a Vizquel. Aquellos valores que se ajustan a la época y al estadio de que cada quien favorecen al norteamericano. Por ejemplo, el WAR.

El WAR ofensivo de Smith es 47.8, contra 32.2 del criollo. Es muchísima diferencia, teniendo en cuenta la paridad de sus números. ¿Por qué?

Este es uno de los aspectos sobre los que se afianza ese sector del nuevo análisis para reducir el valor de Vizquel. A finales de los 70 y durante todos los 80, dar 30 jonrones era una rareza y los torpederos eran especialistas del guante. Cal Ripken y Robin Yount eran excepciones, que por eso disputaron la mitad de sus carreras en otros lugares del diamante.

Desde mediados de los 90 y hasta entrada la primera década del siglo 21, los registros se inflaron. Conectar 30 cuadrangulares se hizo común. Con el nativo coincidieron Ripken y Barry Larkin en el final de sus carreras, pero también Alex Rodríguez, Miguel Tejada, Nomar Garciaparra, Michael Young, Carlos Guillén, Rich Aurilia y, por supuesto, Derek Jeter.

Es por eso que Smith tiene 15 juegos de estrellas y seis temporadas con votos para el Jugador Más Valioso, contra solamente tres choques estelares de Vizquel y una aparición en las planillas del MVP. Para los votantes de aquellos años, el primero tenía un lugar de honor en su generación y el segundo estaba por debajo de sus contemporáneos. Y recordemos que los votantes de entonces también votan ahora, lo cual sugiere cuál puede ser opinión actual, con el añadido de las nuevas generaciones, que consideran muy bueno a Vizquel, pero no excepcional, debido a ese choque con los maderos que en su tiempo defendían la misma posición.

No todo está perdido. El recuerdo de tantos paracortos dopados (A-Rod, Tejada, Garciaparra) ya está haciendo que el nuestro sea visto con menos dureza en el presente. Y a los importantes valores tradicionales que puso (2.877 hits, 404 robos, 457 dobles, 1.445 anotadas y .272 de average, con 11 guantes de oro y apenas 190 errores en casi 25.000 innings) se unen argumentos del nuevo análisis que también deberían ayudarle: como mencionamos en la columna anterior, el caraqueño ocupa el décimo lugar de todos los tiempos en el ranking del WAR defensivo, un listado que encabeza Smith con notable ventaja y que compara a peloteros de todas las posiciones en un mismo escalafón.

Law y otros analistas de nuevo cuño consideran que el ex melenudo fue un jugador unidimensional, y creen que un jugador unidimensional no puede estar en Cooperstown. Pero en el párrafo anterior hay guarismos que cautivan.

Esa será la polémica que se dará a partir de diciembre, cuando Vizquel entre a la planilla de votación por primera vez y comiencen las comparaciones con Smith.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com