Opinión

Metas en equipo, pero con el matiz de la crisis

Para nadie es un secreto que estamos viviendo momentos muy duros en el país, pero también debo decir que en épocas de crisis se han creado empresas increíbles. Y la verdad todo está en las metas que nos tracemos como personas, pero también como equipo. Eso incluye a la familia, porque si se ve como equipo y tomamos en cuenta las fortalezas de cada miembro, podrán ser sólidos y lograr lo que deseen.

Debemos comenzar por lo primero, que es escribir nuestras metas. Para eso debemos tener en cuenta que hay una visión de futuro y un por qué, además de reconocer tu propio potencial y los logros, sin contar que se deben tener claros tus valores y tu propósito en el mundo. Define las metas con base en un sentido, valor y reto, pero además establécelas por escrito, específicas, medibles, cuantificables y realizables. Luego monitoréalas permanentemente para saber si lo que haces te acerca o te aleja de tu meta. Y hay que hacer cambios, tener más conocimiento, rodearse de personas que apoyen y lo más importante, saber que cada paso lleva hacia la conquista de los sueños.

Todos para uno y uno para todos

Si hablamos del trabajo en equipo debemos saber que uno de los pilares más importantes es el liderazgo y este debe ser fuerte, seguro y claro. Eso no significa ser un dictador, para esto es importante que te tomes el tiempo de reunirte con los miembros del equipo y consultarles cómo quieren que seas y qué esperan de ti. Esto lo sumas con una introspección y vas tomando las decisiones personales de cómo ser un buen líder. Pero es importante que entiendas que la idea no es cambiar por lo que quieran los demás, es llevar las riendas del equipo siendo ecuánime y justo.

Lo más importante de todo es tener metas comunes y para eso debes:

  1. Saber exactamente qué quieres lograr. Defínelo y escríbelo con palabras claras, sencillas, en positivo. Subdivide las metas en pequeñas, que lo ideal es que sean redactadas con participación de todo el equipo, así no perderán la motivación.
  2. Aprender cómo hacerlo. Investiga, pregunta, detalla los pasos que necesitas dar para lograr tus metas. Crea un plan. Si se te dificulta hacerlo, pregunta a quienes ya han logrado lo que tú deseas como lo hicieron (algunas personas estarán encantadas de compartir contigo cómo han logrado sus metas).
    Cuanto más detallado sea tu plan será más fácil y mejor.
  3. Haz que cada miembro del equipo adopte una meta como suya, de esta forma lo tomarán.
  4. Desarrolla hábitos que te lleven a lograr tus metas. Esto lo podemos enmarcar en los 12 hábitos que nos da la psicología positiva, de los cuales rescato minimizar las emociones negativas, apoyado en aumentar las positivas; tener presente y cultivar el optimismo, el buen humor, escribir -esto puede ser un trabajo personal o en equipo, pero la idea es mantenerte en contacto con la mente- y quizás lo vital será la restructuración cognitiva de pensamientos y creencias irracionales, que se traduce en no generalizar opiniones.
  5. Mantén el enfoque en tu proyecto: Es posible que las personas que te rodean tengan opiniones acerca de tu proyecto, te den sugerencias para mejorar tus resultados o traten de disuadirte. Es importante que escuches, pero sin perder el foco.
  6. Ajústate a tus circunstancias:Este es un punto muy importante en tiempos de crisis. Para eso usa la reactividad, ingenio, capacidad de adaptación,  capacidad para resolver imprevistos.Para eso debes recordar fijarte metas de forma específica, medible, accesible, orientadas a resultados y con tiempo definido y debes traspasarlas a toda la organización para que trabaje en ellas.

Un bonus point

Como un adicional para trabajar en equipo, interesado en que todo fluya, debes tener y explicarles a todos las reglas que se van a manejar. Esto te permitirá no implantar de la noche a la mañana actividades o normas.

Pon como punto focal: si no se empieza, nunca se acabará. Este proceso no es fácil, si no todo el mundo lo habría realizado. Pero hay empresas  que lo han seguido y por eso tienen ahora miembros competentes, felices y son mucho más rentables.

En el ámbito familiar, lo puedes trabajar y verás los resultados increíbles que tendrás, porque desarrollarás una confianza entre miembros y una unión que es vital para pasar crisis y bajar las tensiones que puedan haber.