Opinión

La llamada

Eran las siete de la noche en el "país de lo posible", ya había oscurecido en la "pequeña Venecia" y doña Carmen estaba al frente del teléfono esperando religiosamente que sonara. La llamada aún no entraba y la angustia empezó a ser estragos en sus sentidos, "¿Qué habrá pasado?", se preguntó y susurró muy sublimemente: -"Diosito, te lo imploro, cúbrelo con tu manto celestial". Aún, el teléfono seguía sin sonar...

Al otro lado del globo, a miles de kilómetros de distancia y aún con luz en los cielos, la rumba no tenía ánimos de acabar. Entre baile, alcohol y humo se encontraba Rafael, disfrutaba su momento ya que no tenía remordimiento y ganaba mucho más que el mínimo sueldo y podía disfrutar. "¡Que siga la fiesta que el Rafa va a pagar!", le gritaba a todos sus nuevos amigos que ya los había denominado "compas" al buen estilo criollo. Le traen la botella, un par de damas se acercan y de pronto suena su celular. En la pantalla dice "Mamita" y sale como un rayo al baño para que no se escuchara el ajetreo...

- "¿Hijo bello cómo estás?,  ¡Dios te bendiga!, Me tenías preocupada porque no me habías llamado.

-"Mami, ¿Bien y tú? No pude responderte porque estaba dormido. Me siento muy enfermo y no fui a trabajar.

- "Ay hijo ¿Estas bien?, ¿Estas tomando algo?"

- "Sí mami, pero no me ha ido bien en el trabajo, la paga ha sido muy mala y el dueño me trata como un esclavo".

- "Bueno hijito, no importa, sigue esforzándote que tú puedes, yo vendí algunas cositas para pagarle los útiles a tu hermano y comprar algo para comer".

- "Que bueno mami. Cuando tenga algo de plata, les mando".

- "No te preocupes hijo, mi felicidad es que estés tranquilo y feliz. Por cierto, tus amigos siguen luchando en las calles, la cosa está fea hijo, siempre preguntan por ti porque no saben de ti".

-"Mándales saludos y diles que estoy bien... Bueno, voy a seguir durmiendo para recuperarme ¡Bendición!

- "Que Dios te bendiga hijo y la virgencita siempre te guarde".

Al trancar el teléfono la rumba siguió hasta el final...

La reflexión luego de conocer esta anécdota cayó en mis pensamientos como un fulgurante destello. ¿Cuántos Rafael o Carmen conocemos?, ¿Será que esos nombres se transforman en María, José, David, Alejandra, Carlos o Yaneth? Más allá de lo que se haya tornado un tabú, una susceptibilidad o un tema intocable, debemos de detenernos un instante a analizar.

No es cobarde el que se va, ni valiente el que se queda pero, menos es a la inversa pues, cada uno de nosotros tiene una historia, una verdad, una visión, un umbral del dolor y tolerancia de altos o bajos niveles y de ahí radica la fuerza y el empuje de las cosas. 
Las razones para irse, marcharse, largarse o ya coloquialmente "exiliarse" son respetables en su mayoría pero, lamentablemente el título de "exiliado" suena más caché y rimbombante que el de "inmigrante", ¿Cuál es la realidad más allá de una fotico o un estado?, ¿De verdad aquellos siguen luchando por las razones que los impulsaron a irse o sencillamente ya las abandonaron? Es un error garrafal generalizar y no pretendo hacerlo, más que eso, pretendo que estas letras algo dejen para pensar.

La patria ha llamado nuevamente a que la defiendan con todos los hierros y siguen unos pocos haciéndolo incansablemente, ya es una frase cliché el "pronto regresarán" pero, realmente ¿Muchos están dispuestos a regresar? Luego de gozar, entre esfuerzos y sacrificios, por mucho tiempo las comodidades de otros países ¿Será que están dispuestos a echarle el camión de pierna que requiere Venezuela para reconstruirla? Si la respuesta es afirmativa. ¿Cómo, cuándo y con qué?

Migrar no es fácil, nada fácil, y eso no está en discusión. Se requiere estabilidad emocional, psicológica y financiera. Me quito el sombrero por aquellos que lo hacen por las razones justas y no olvidan sus raíces. Que más allá de "turistear" hacen el esfuerzo sobrehumano y se aferran a la razón por la cual se marcharon. Me quito el sombrero por aquellos que buscan la manera de formarse, forjarse y de alguna forma u otra apoyan, aunque sea con un mensaje de aliento, a sus hermanos venezolanos que aún siguen labrando el camino hacia la nueva Venezuela. Me quito el sombrero por aquellos que llevan el Tricolor entre pecho y espalda más allá de tenerlo en la pared para tomarse una "selfie". Me quito el sombrero por aquellos que están lejos pero que no olvidan.

Postdata:

Estas letras no son producto de mi imaginación, me las contó doña Carmen que la conocí causalmente en una estación esperando el metro que nunca llegó...

@JorgeFSambrano
IdeasEnRetorica.blogspot.com
#RendirseNoEsUnaOpcion