Opinión

Ideas para la Serie del Caribe de Barquisimeto

Terminó la Serie del Caribe de Culiacán, con nota alta. Comienza la cuenta regresiva para la próxima, que será en Barquisimeto.

La ciudad musical de Venezuela es la única de nuestras urbes beisboleras que no ha organizado la cita. Es una vieja aspiración de los Cardenales, de su directiva y su afición. Desde 2013 tenían la promesa de la LVBP, la última vez que se votó por Margarita como sede, y restan menos de 12 meses para su inauguración.

La ocasión llega en buen momento. Nada está escrito, porque los dos finalistas de la 2015-2016 estuvieron entre quienes más sufrieron esta vez; pero los pájaros rojos vienen de una sólida zafra y deberían mantener el núcleo del roster, en busca de conseguir el esquivo quinto título para la institución. Sería una auténtica fiesta que el Clásico de Febrero se disputara con los crepusculares como equipo local.

Mientras los ocho elencos de nuestro circuito se alistan para ser el anfitrión en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez, repasemos aspectos que pueden realzar la justa que se avecina.

1) Cambien los horarios de juego. El cronograma de la serie depende del Comité Organizador. México, por la diferencia horaria, así como Puerto Rico y la República Dominicana, por su resistencia al cambio, suelen preferir el inapropiado horario de 4:00 pm y 8:00 pm para los dos encuentros de cada jornada, a pesar de la fuerza de los hechos.

Casi 9 de cada 10 veces el compromiso de fondo empieza mucho más tarde que lo previsto. En consecuencia, es común que el duelo principal termine a medianoche o más tarde.

Eso es aburrido y molesto, de por sí. Es convertir el beisbol en un maratón. Pero resulta que la Venezuela de hoy también es tremendamente insegura. El segundo cotejo tiene que empezar a las 7:00 pm, a más tardar, como se juega en la LVBP.

Se puede probar que el primer compromiso inicie a las 3:00 pm, pero ya sabemos que las cuatro horas antes del segundo a menudo se alargan a cinco o más. Lo prudente es retomar el horario de 1:00 pm. Se probó exitosamente en Venezuela. La cantidad de público será semejante, porque al juego vespertino sólo van 400 o 500 personas, siempre. Ese público está formado por quienes viajan con sus novenas desde otros países. La tribuna se llena en la noche. No tiene sentido arriesgarse por un montón de asientos que seguirán vacíos.

2) Influyan para que ingrese Panamá. El formato de competencia ha mejorado el espectáculo. Agregar a otro participante dará más atractivo y permitirá explorar la opción de dividir a los protagonistas en dos grupos. Los istmeños están listos y el comisionado Juan Francisco Puello Herrera por fin parece ganado a la idea.

3) Llenen el estadio de puntos con panfletos que muestren las riquísimas opciones turísticas larenses. Lleven lotes de esos panfletos a toda la hotelería barquisimetana.

El estado Lara tiene un riquísimo abanico de lugares para disfrutar, a menudo opciones deslumbrantes. Desde pueblos artesanos, pasando por viñedos, zonas coloniales, posadas de la Ruta de la Excelencia y hasta la posibilidad de volar en ícaro sin ir muy lejos. Seduzcan a los visitantes con la gastronomía de la zona, con su colorido y sus sonidos

La próxima es una Serie del Caribe que Barquisimeto ha esperado durante mucho tiempo. Que sea inolvidable.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com