Opinión

Ganadores y perdedores en la primera mitad

Este beisbol da para todo. Los Tigres implantaron una tiranía absolutista hasta hace algo más de una semana y de pronto se ven metidos en una mala racha, con 2 victorias y 10 derrotas en 12 juegos.

Si el mismísimo Buddy Bailey recibe el regaño público de su jefe, ni siquiera los inspirados Leones deberían sentirse tranquilos.

Esta semana comienza, ya oficialmente, la segunda mitad del campeonato. El dominicano Jesús Valdez es la gran figura ofensiva y galopa hacia los récords de jonrones y carreras empujadas.

¿Lo logrará? Cacao luce indetenible. Pero el beisbol también tiene sus playas. El estadounidense José Vargas sacó 9 pelotas y remolcó 24 rayitas en octubre, pero no ha dado uno más ni ha empujado otra anotación desde el inicio de noviembre.

Vargas era la gran estrella del torneo entonces y se apagó de golpe, como se apagó Aragua. Hoy lo es Valdez, con sus 13 vuelacercas, sus 43 remolques, su aceptable defensiva y un average de .364 que completa un panorama difícil de creer.

Los de arriba llegan a esta curva con una ventaja importante: las 21 derrotas de los Bravos y los 20 tropiezos de los Tiburones.

No son sentencias de muerte, pero son condicionantes de peso. Hace poco veíamos sufrir a Cardenales y Caribes, pero ambos han ido tomando rumbo, gracias a incorporaciones clave. Lo mismo esperan los sotaneros.

Claro que cada uno enfrenta su propia realidad. Margarita acaba de incorporar a José Osuna, quien estará a bordo durante un mes, y ahora lo hacen Breyvic Valera y Elías Díaz. El lineup, su principal carencia, lucirá mucho más potente. Pero no hay margen de error. Con 21 perdidos, sólo pueden ceder 10 veces más en los 29 choques que restan, so pena de cerrar con récord negativo y quedar en riesgo.

La Guaira tiene un panorama más oscuro, porque muchos de sus planes se destrozaron con la lesión de Luis Sardiñas, que obligó a jugar ruleta rusa en tercera base, más la ausencia al parecer definitiva de William Cuevas, en contra de su promesa original. A esos dos bombazos se unió la fractura del productivo Isaías Tejeda, la marcha de Nate Orf y la sequía que sacó del roster a Yasiel Balaguert. ¿Quién va a batear, de ahora en adelante?

Los dos finalistas del año pasado parecen estar en posición para iniciar la esprintada. Zulia está fortaleciendo el bullpen y el lineup, acaba de llegar el colombiano Reynaldo Rodríguez y por ahí sigue José Pirela. Lara por fin tiene su 1-2 para lo más alto del orden, con el dominicano Alejandro De Aza y el grandeliga Ildemaro Vargas. Si la rotación de ambos cumple, los veremos repartiendo empujones en enero.

Magallanes ha tenido sus altos y sus bajos. Anzoátegui ha tenido sus bajas y sus altas. No es lo mismo, aunque parezca igual. A los turcos les toca demostrar que la salida de Jesús Tinoco y Dedgar Jiménez, y que las lesiones de José Tábata y Mario Lissón, son problemas superables. Anzoátegui, en cambio, viene jugando mejor, aunque le apuesta la vida a su irregular staff de lanzadores.

Caracas luce hoy como el más fuerte, el enemigo a vencer, el nuevo favorito. Tiene bates peligrosos, ha mejorado la defensa y sus relevistas son los nuevos Nasty Boys del Caribe. Poseen razones de sobra para confiarse, pero mejor que no lo hagan. Recuerden las recientes tribulaciones de Aragua.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com