Opinión

El club de estrellas al que aspira entrar Eugenio Suárez

Eugenio Suárez ha incrementado su total jonronero en cada una de sus temporadas en las Grandes Ligas. Es una rareza que se encuentra poco, sobre todo al buscar entre jugadores venezolanos con cinco o más campañas.

El guayanés se encuentra en su quinto torneo y la seguidilla parecía estar en grave riesgo, cuando una pelota lanzada demasiado adentro por Jameson Taillon le golpeó y le fracturó un dedo de la mano derecha, a comienzos de abril.

Suarez perdió tres semanas de acción, pero la lesión no impidió que hiciera dos cosas asombrosas. Primero, regresar realmente pronto al lineup, cuando se esperaba que perdería quizás cinco, quizás seis semanas de juego. Lo otro vino en los días siguientes, con un despliegue que le hizo comenzar el mes de junio todavía con más carreras impulsadas que encuentros disputados en lo que va de 2018.

El nativo de Puerto Ordaz pelea el liderato de remolques en la Liga Nacional, a pesar de tener casi una veintena de encuentros menos que sus oponentes, incluyendo al puertorriqueño Javier Báez, con quién sostiene un toma y daca muy particular.

No es poca cosa. Suárez amaneció el lunes con 44 anotaciones producidas en 43 cotejos, gracias en buena medida a esos 11 cuadrangulares que ha largado hasta ahora. Son cifras importantes: entre los venezolanos, nadie había llevado más rayitas a casa este año y únicamente Yangervis Solarte había sacado más pelotas del parque, con 12.

Las proyecciones ratifican el tamaño de lo hecho hasta ahora por el bolivarense. Si se aplica una simple regla de tres, tal como suele hacer la página de ESPN.com en el perfil de cada pelotero de la MLB, puede constatarse que el slugger apunta a conseguir más de 30 bambinazos por primera vez en su vida, así como 119 impulsadas, lo que marcaría para él otro tope personal.

Esas proyecciones, sin embargo, no son tan exactas, pues se calculan sobre la base de lo que ha jugado y dan por sentado que su total de compromisos sería de solamente 116.

Eso sería así, claro, si Suárez volviera a pasar unas tres semanas en la lista de incapacitados, lo cual es un imponderable que de ningún modo se puede adelantar ni descartar. Lo lógico sería verle a diario en el lineup de los Rojos de Cincinnati, salvo que ocurra alguna indeseable lesión.

Si en efecto el toletero derecho se mantuviera saludable por el resto del calendario, disputaría alrededor de 140 juegos. Contando algunos días libres, y suponiendo que su nombre estará en la alineación en unas 135 oportunidades, la proyección resultaría mucho mayor: hablamos de 35 vuelacercas y 138 empujadas, numeritos que literalmente triturarían las máximas cantidades que puso en el pasado, ambas en 2017, cuando desapareció 26 bolas y llevó a casa 82 marcas.

¿Saben cuántos criollos han producido 130 carreras o más en una justa? Apenas tres: Magglio Ordóñez, Miguel Cabrera y Andrés Galarraga, dueño del récord absoluto con 150.

Está claro que la gerencia escarlata hizo bien su trabajo, cuando ofreció a Suárez un contrato multianual por siete temporadas y 66 millones de dólares en el último receso invernal.

También está claro que el antesalista criado en Ciudad Piar vive el mejor momento de su vida, y que ahora mismo vale la pena cambiar de transmisión para verlo cada vez que viene a batear.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com