Opinión

Si el Clásico Mundial se hubiera jugado en los 90…

¿Cómo habría sido la Selección Nacional de Venezuela, si el Clásico Mundial se hubiera jugado en los años 90?

La pregunta de un lector nos dejó con la curiosidad de intentar averiguarlo. Con sus altas y sus bajas, el fútbol siempre ha tenido la posibilidad de disfrutar de una Vinotinto con sus mejores exponentes, salvo las excepciones que aquí y allá alborotan las tertulias de café y los programas de radio. El beisbol no.

La pelota no tuvo esa posibilidad antes de la llegada de este siglo. La existencia de la MLB como todopoderosa FIFA que cuida su propio circo impidió la conformación de escuadras nacionales en el campo profesional, hasta ahora, y de allí los problemas de este deporte para mantener su estatus olímpico.

¿Quiénes habrían sido los elegidos, de haberse realizado el torneo en 1996?

La huella tricolor en las Grandes Ligas era mucho menor. Entre 1990 y ese año jugaron apenas 51 criollos en las Mayores. En contraste, solamente en la temporada de 2016 pasaron de 100.

Con menos abundancia, hay algunos indiscutibles.

Andrés Galarraga es el inicialista. No hay cómo dejarlo fuera. Y Omar Vizquel el campocorto. Oswaldo Guillén tendría que estar a bordo, como segundo paracorto, pero en ese momento ya no era el mejor shortstop de mundo, como llegó a serlo unos años antes.

Carlos García todavía era el principal camarero de los Piratas, por lo que es plausible pensar que lo habría sido en esta novena, dejando a Luis Sojo el rol de utility principal.

Edgardo Alfonzo estaba recién llegado a los Mets, todavía no era el astro que después sería, aunque seguramente tendría un pie en la tercera base, salvo que el manager de entonces (supongamos que Pompeyo Davalillo) hubiera optado por Sojo, dejando a Alfonzo y a Álvaro Espinoza como suplentes multiposición.

Venezuela no tenía catchers de todos los días en la gran carpa. Viendo lo hecho en la LVBP y su limitada experiencia arriba, posiblemente Eduardo Pérez y Carlos Hernández compartirían la receptoría, con Robert Machado, Raúl Chávez y Clemente Álvarez en el roster de 50.

Robert Pérez, Oscar Azócar, Roberto Petagine, Bob Abreu y los hermanos Eduardo y Roberto Zambrano se repartirían los jardines, el rol de designado y la eventual cobertura auxiliar de la primera base. Pero ojo. Entre esos 15 bateadores no aparecen Pedro Castellano, William Magallanes, Alexis Infante, José Francisco Malavé, Melvin Mora, el Chalao Méndez, los ya veteranos Luis Salazar, Raúl Pérez Tovar ni Cristóbal Colón. Difícil escogencia.

La rotación saldría del grupo formado por Wilson Álvarez, Antonio Castillo, Juan Carlos Pulido, Giovanni Carrara, Urbano Lugo, Omar Bencomo padre, Felipe Lira y Omar Daal. De allí también saldrían algunos relevistas, especialmente porque Ugueth Urbina todavía probaba como abridor y Venezuela no tenía cerrojos claros en el norte.

Los principales apagafuegos de aquel entonces eran Richard Garcés, tentativo cerrador en este ejercicio, y Julio Machado, Benito Malavé, José Villa, José Solarte y Danilo León. Incluyendo a Urbina, serían 15.

Quizás ese habría sido el equipo que representara a Venezuela en el Clásico Mundial de 1996, en caso de haber existido el torneo en esa época, 10 años antes de su creación.

¿A quién habría dejado por fuera, a quién más incluiría usted?

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com