Bienestar

¿Cómo exterminar las temidas pulgas en sus perros y gatos?

Aunque parezcan inofensivas, pueden transmitir serias enfermedades. Aquí algunos consejos

Animales

Cortesía 

Por GDA | EL TIEMPO | COLOMBIA

Si su mascota empieza a rascarse, a verse incómoda y en casos más extremos a tener problemas en la piel, lo primero que hay que considerar es que tenga pulgas.

Afortunadamente, esos desagradables y diminutos insectos son sensibles a los tratamientos (a diferencia de las garrapatas), por lo que con un buen baño con champú antipulgas o aplicando las pipetas o pastillas de control de plagas se pueden combatir eficazmente.

Para que esos insectos no cojan vuelo, el veterinario Jorge Gallego, profesor de la Universidad de Antioquia, explica que "la única forma de prevenir las pulgas es realizando la administración de los productos que existen en el mercado periódicamente, y seguir al pie de la letra las instrucciones del veterinario".

El veterinario Daniel Bohórquez indica que existen cuatro tipos de pulgas: la de humano, la de perro, la de gato y la de rata, y que todas pueden transmitir parásitos.

"Hay ciertas épocas del año, especialmente en tiempos de lluvia, como este momento, en que se presentan muchas consultas de dermatitis, en especial en perros", explica Bohórquez, que no es partidario de los remedios caseros como ajo y cebolla, alimentos que no deben figurar en la dieta de las mascotas.

El especialista asegura que hay que ser cuidadosos al fumigar en las casas, especialmente con los gatos, que son muy sensibles a esos productos. Es preferible tener a los amigos peludos lejos cuando se fumiga, porque estos pueden lamerse y enfermarse.

Los diminutos bichitos generalmente ponen sus huevos lejos de la mascotas; si es en el interior de la casa, puede ser en rendijas de la madera de los muebles o del piso, donde se desarrollan las larvas que se transforman y se convierten en pulgas que buscan desesperadamente un sitio donde hospedarse.

"Por supuesto, de nada vale si no se fumiga también en todos los lugares de la casa, la cama o cobija donde duerme; y más aún, si es en un tapete", señala Jorge Gallego, que ofrece consejos para afrontar el problema.

Prevención

Se logra administrando productos para el control, algunos son de aplicación tópica (sobre la piel) y otros, de administración oral. Cada uno tiene un tiempo de acción diferente. Algunos son cada 30 días o cada 90 días. La única manera de prevenir las pulgas es administrando esos productos periódicamente.

Contacto

Se puede dar en cualquier momento y en cualquier lugar, habitualmente se presenta en sitios de alta concurrencia de mascotas; en clínicas, guarderías, peluquerías, parques o hasta en la misma casa.

¿De dónde vienen?

Una vez que se identificó la infestación por pulgas se debe tener presente que solo 5% de esa plaga está en el paciente y 95% en la casa, en alfombras, colchones, cobijas, zonas verdes y en las camas de las mascotas. Por eso se debe hacer un control fumigando cada rincón sin exponer las mascotas a esos tóxicos. Si no se fumiga, nunca podrá erradicarlas ni de la mascota ni de la casa.

Tratamiento

Cuando aparecen las pulgas, se debe consultar con el médico veterinario, que evalúa primero qué tan grave es la infestación y qué alteraciones sistémicas o en la piel ha causado. Generalmente se presenta una dermatitis por picadura, la cual puede terminar en un grave problema dermatológico tanto en gatos como en perros. 

En el caso de los canes también ocasiona parasitosis intestinal, por lo que, además de administrar productos contra las pulgas, se debe practicar desparasitación interna para el control de esos bichos. 

En los gatos, las pulgas transmiten la enfermedad por micoplasma, que genera anemia, y hasta puede causarles la muerte si no se logra diagnosticar y tratar a tiempo.

¿Cómo actúan?

Las pulgas se alimentan de sangre que ingieren al picar, cuando al mismo tiempo inoculan proteínas de su saliva que actúan como anticoagulante, lo cual facilita su alimentación. Esa proteína es capaz de generar un proceso que se conoce como dermatitis alérgica a la pulga. Los perros más sensibles desarrollan un cuadro dermatológico con serias lesiones que se ocasionan ellos mismos al rascarse con desesperación. Una vez que se ha alimentado, la pulga adulta deposita hasta 200 huevos en el ambiente más visitado por el animal: cama, alfombras, sofás, terraza, coche. Esos huevos se desarrollan y en días salen larvas que luego son pulgas, que buscan un huésped del cual alimentarse también.