Bienestar

Las pieles maduras pueden lucir más jóvenes

Cada vez es más frecuente que las mujeres “mayores” se sientan mejores

ctv-9c2-c4b96683-e8ae-46d6-adf3-8635f33d3580
Por El Nuevo Día |Puerto Rico

Gran parte el proceso de envejecimiento y sus señales dependen del estilo de vida que se lleve: si se come sanamente o no, si se hace ejercicio, si se trasnocha mucho o poco, si se fuma y bebe... Aunque también inciden factores ambientales como la contaminación y los rayos del sol, que pueden acelerar los signos de envejecimiento en la piel.

El hecho es que la mayoría de las mujeres han aprendido a cuidarse y claramente están llegando a los 50, 60 y 70 años con mucha vitalidad, llenas de energía y con una vida muy activa, que incluye un trabajo, ejercicio y actividades sociales y familiares.

Así, cada vez es más frecuente que las mujeres “mayores” se sientan más jóvenes respecto a la edad que dice su identificación. “De hecho, según un estudio publicado en la revista Cosmetiquemag, aproximadamente a partir de los 30, las mujeres empiezan a sentirse menores de la edad que tienen y a medida que pasan los años, la brecha entre la edad percibida y la real, crece. Todas estas mujeres llenas de energía no solo se sienten jóvenes sino que también quieren verse así”, dice la científica francesa Marie Christine Cassou, gerente de Investigación y Desarrollo de Yanbal International.

Ese documento dice que una mujer de 20 años se siente de 22; la de 30 se siente como una de 29; y la de 40 se siente de 32. Y ahora se puede agregar que la de 55 se siente como una de 40.

Muchos productos de belleza ayudan a retardar los signos de envejecimiento y la aparición de las líneas de expresión, pero después de los 55 años ya es difícil esto. “A partir de esta edad las pieles maduras presentan 10 problemas mayores, entre los que se destacan las arrugas, que son la primera preocupación porque ya no solo son las horizontales como las patas de gallo, sino que surgen las verticales como los surcos de la boca, porque por la gravedad los tejidos se caen”, explica la especialista.

También se presenta la flacidez o pérdida de firmeza y elasticidad, de volumen (se va chupando la cara), de luminosidad y de hidratación de la piel. “Estos signos no son fáciles de revertir. Sin embargo, con la ayuda de la epigenética, que es un concepto nuevo en ciencia, que estudia el efecto de los factores externos sobre el comportamiento de nuestros genes, y que hemos llevado a la cosmética, se están encontrando soluciones como la desarrollada por Yanbal”, dice Cassou.

Aunque el proceso de envejecimiento comienza a los 20 años, este se puede retardar con un cuidado diario que incluye la limpieza, aplicación de tónico, una crema hidratante con protección solar y crema de noche. “Desde los 20 hay que cuidarse de la polución ambiental y el sol; a partir de los 30, se necesitan cremas con vitaminas y moléculas que protejan de las oxidaciones; en los 40, sueros concentrados de activos que hidraten la piel; en los 50 cremas de noche con activos”, aconseja la especialista.

Tags