Deportes

El zurdo José Quijada es el nuevo grandeliga de Venezuela

Los Marlins subieron este martes al relevista monaguense, que da el salto a las Mayores después de seis temporadas en las granjas de esa organización

ctv-nj9-jose-quijada-marlins

LVBP.com

Por Ignacio Serrano | @IgnacioSerrano

El nuevo grandeliga de Venezuela se llama José Quijada, es monaguense, nació en Caripito y pertenece a los Marlins de Miami.

Quijada fue llamado este martes a las Mayores por el equipo floridano, a los 23 años de edad y en medio de su sexta temporada en las Ligas Menores. Es un serpentinero controlado, a pesar de ser zurdo, y tiene capacidad para ponchar y para mantener la pelota dentro del campo, virtudes que deberían ayudarle en su carrera en la gran carpa.

El oriental fue subido un día como el que, 80 años antes, debutó en la MLB el Patón Carrasquel, primer criollo en las Grandes Ligas. Con él, llega a 404 la cuenta de nativos que han pasado por el mejor beisbol del mundo, incluidos aquellos que, siendo subidos, nunca llegaron a jugar.

Quijada es reserva de los Caribes de Anzoátegui y suma dos campañas en la LVBP, a pesar de las reticencias de los peces para dar permiso a sus prospectos en la pelota del Caribe. Apareció en 17 encuentros en la zafra 2018-2019, mayormente como especialista de la mano izquierda.

En las Menores ha demostrado que puede ir más lejos que uno o dos bateadores. Con ocho entradas en cinco juegos y 3.38 de efectividad en 2019, a bordo del New Orleans, en Triple A, llegó a 140 compromisos desde 2014, con 259.1 innings y 290 ponches, solamente 87 boletos y apenas 14 jonrones recibidos.

Se une a Thairo Estrada y a Pedro Ávila como los nuevos bigleaguers de patio en esta zafra. Yonathan Daza también es debutante en este torneo, aunque fue subido por primera vez en 2018.

El reporte de MLB.com indica que su primera estadía arriba pudiera ser corta. Quijada tomó el lugar en el roster activo del también zurdo Jarlin García, que fue inscrito en la lista de paternidad.

García tiene permiso para ausentarse como máximo durante tres días. Después de eso, los Marlins deberán decidir qué hacer con él y con el nuevo grandeliga venezolano.