Deportes

Una catástrofe mundial

La Selección Nacional se despidió del máximo campeonato internacional de beisbol con otra decepción, la tercera en cuatro intentos. La espera continúa

ctv-00m-prado

 Martín Prado (izquierda) no pudo continuar por lesión 

La Selección Nacional de Beisbol se despidió del Clásico Mundial con la obligación de disputar un juego intrascendente, ayer, contra Puerto Rico.

Lo mismo sucedió en 2013. Eliminada después de dos duros tropiezos, la Vinotinto salió a jugar frente a Italia sin nada que ganar, hace cuatro años. Aunque en una instancia diferente, se repitió aquel amargo adiós.

Fueron 32 carreras permitidas en los primeros tres juegos. Era casi inconcebible ganar un encuentro de ese modo, pero se logró el milagro que permitió un choque extra de desempate.

Luego vino el desplome del lineup. El staff aisló 10 rayitas en los siguientes tres duelos, pero la ofensiva cayó a seis anotaciones, incluyendo las cuatro ante Italia que permitieron a la Vinotinto avanzar a la segunda fase.

Las lesiones jalonaron el recorrido, mermando el potencial de la novena. Uno a uno, fueron cayendo Silvino Bracho, Robert Suárez, Salvador Pérez, Martín Prado y finalmente Miguel Cabrera.

Los bates más fríos resultaron ser los más connotados y 11 integrantes del cuerpo de lanzadores llegó al sábado con 4.86 de efectividad o peor. Catástrofe. Entre Cabrera, José Altuve y Víctor Martínez, tres de los principales maderos de Venezuela y de las Grandes Ligas, se combinaron para 13 hits en 63 turnos, con .206 de average, 14 ponches y sólo 2 extrabases.

A la ausencia de Eduardo Rodríguez, Carlos Carrasco y Junior Guerra, a la salida de Freddy Galvis, Jeanmar Gómez y Asdrúbal Cabrera, se unió un mal inicio ante Seth Lugo, el buen abridor de Puerto Rico, que esta semana también amarró a la fuerte toletería de Estados Unidos. La impotencia de estar abajo desde el tercer inning de ese juego inicial pareció poner inusitada presión sobre los hombros de los venezolanos y demasiada ansiedad en sus desempeños.

Contra italianos y mexicanos les tocó venir de abajo en cada oportunidad. Más presión todavía. Y cuando el pitcheo retomó un nivel competitivo, los bates se aletargaron, porque ahora enfrentaban a muchos de los mejores relevistas del momento, esos que forman el bullpen de Dominicana, Puerto Rico y Estados Unidos.

Nada le funcionó al manager debutante Omar Vizquel, que no encontró el modo de compensar su inexperiencia con instrucciones que condujera a obtener los resultados deseados. Al final, la eliminación no fue una injusticia.

Venezuela no asistió con etiqueta de favorito esta vez y tampoco lo hará en 2021, si el torneo se mantiene. En esta justa tan corta, en la que un par de juegos malos determina el destino de cada quien, los resultados han vuelto a demostrar que tener grandes individualidades en la MLB no garantiza el nivel competitivo de la Selección Nacional 

Venezuela fue eliminada en la segunda ronda del Clásico Mundial, tanto en 2006 como en 2017. Llegó a la semifinal en 2009. Perdió en la primera fase de la edición celebrada en 2013.