Deportes

Son cubano en Lara

El lanzador Yoanner Negrín y el jardinero Henry Urrutia, ambos antillanos, fueron los pilares de la victoria de los Cardenales, 8 a 2, sobre los Tiburones, en Barquisimeto. El guardabosque conectó un jonrón con las bases llenas en el quinto inning

ctv-7x9-henry-urrutia---cardenales---avs

AVS Photo Report

Urrutia cerró la semana con sus primeros dos cuadrangulares de la temporada

La samba guairista estuvo prohibida por un día en Barquisimeto, al fin y al cabo no es un género nativo de la ciudad musical. Y aunque tampoco lo es el son cubano, eso fue lo que se escuchó en el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez. El guiro, las maracas y el bongó fueron suplantados por el sonido del bate antillano de Henry Urrutia, mientras que el canto melancólico del sonero lo entonó el brazo de Yoanner Negrín.

Ambos se esforzaron y lograron exitosamente silenciar a los Tiburones de La Guaira, pues guiaron a los Cardenales de Lara a una holgada victoria, con pizarra de 8 a 2. El resultado le dio un respiro a los crepusculares que se alejaron del abismo de la eliminación, que está más allá del sexto puesto de la tabla de posiciones, y de un solo sopetón se colocaron en el quinto lugar.

Negrín amarró cualquier intención ofensiva de los salados durante los 6.0 innings que tuvo en el morrito. Se le embasaron 6 hombres, de los cuales 5 fueron con imparables y uno con base por bolas. Además ponchó a 4 adversarios. Su gesta fue recompensada con la victoria, lo que coloca su foja en 2-2.

Si bien es un hombre de reconocido control de la zona de strike, el único boleto que dio se lo concedió a Omar Carrizales, el primer bateador del juego. El suceso fue una bofetada que despertó al cubano y lo metió en el encuentro.

“Esa base por bolas me hizo pensar. Cómo era posible que yo comenzara así el juego”, le dijo al periodista Humberto Acosta, en la transmisión de IVC. “Después localicé mejor los pitcheos y las cosas salieron mejor. Lo que hice fue atacarlos y mantener la zona bajita, eso resultó un éxito importante”.

Como el vozarrón del sonero no puede estar solo, aunque esté afinado y con una letra que llegue al alma, Urrutia le dio un golpe al bongó con su segundo cuadrangular de la temporada. El batazo fue un grand slam que produjo 4 carreras en el quinto capítulo, y le dio la tranquilidad definitiva a los pájaros rojos.

“Para dar batazos así estamos trabajando. Hay que salir y ayudar a nuestros lanzadores, más alegría para mí si se trata de un cubano más”, expresó el jardinero que también conectó un bambinazo el sábado, contra los Leones del Caracas, que también salió por la banda contraria. “Siempre he sido un bateador que utiliza todo el terreno de juego, no siempre halo la pelota.. Por eso no entendí mucho la formación especial que me presentó el Caracas el sábado, pero mejor. Ojalá las cosas sigan saliendo bien. Seguimos trabajando duro. No hay descanso”.

Para ampliar el dúo a un trío, el cubano Rangel Ravelo también destacó al irse de 3-2, con dos carreras anotadas y una impulsada. También brilló el venezolano Jeckson Flores gracias a sus tres incogibles en cuatro turnos, más una fletada. La derrota fue para Tommy Collier (1-3) por aceptar 6 anotaciones pulcras en 4.1 episodios.


EL DATO

A los Tiburones de La Guaira les ha costado bastante lograr resultados positivos en la carretera, en donde tienen un récord de 2-11. Actualmente están fuera de la clasificación por su récord de 11-16. Los Cardenales de Lara poseen 12-15.