Deportes

Rhys Hoskins ha hecho olvidar a Gary Sánchez

El novato de los Filis es el pelotero que más rápido ha llegado a 18 jonrones en la historia de las Grandes Ligas. Lo hizo en 34 juegos

Rhys Hoskins

MLB

 Hoskins es el candidato para ocupar el segundo lugar del Novato del Año de la Nacional

Todo el mundo en el beisbol pensaba que pasaría mucho tiempo para ver un debut tan explosivo como el que tuvo el dominicano Gary Sánchez, de los Yanquis de Nueva York, el año pasado. Y resultaba lógico creer que sería así. El receptor se convirtió en el pelotero que más rápido llegó a 18 cuadrangulares en la historia de las mayores al hacerlo en 45 juegos.

No tardó mucho para que saliera un pelotero con un ritmo que hiciera palidecer el ritmo de Sánchez. Esta temporada, los Filis de Filadelfia subieron al equipo grande al jardinero Rhys Hoskins, quien en poco tiempo alteró los registros de las Grandes Ligas. En solo 34 encuentros, 11 menos que el dominicano, el novato sensación de los cuáqueros llegó a 18 vuelacercas. Ahora, es él el bateador que ha comenzado con un mejor ritmo en el beisbol.

Además de la marcha récord, los números totales de Hoskins pueden sorprender. Sin contar el juego sabatino, su promedio de bateo estaba estacionado en .306, su OPS (la suma del embasado y el slugging) en 1.218, con 39 carreras remolcadas y 95 bases alcanzadas. Si usted quiere entender mejor el paso jonronero que lleva el novel ejercite la imaginación con esto: en teoría, en una temporada de 162 juegos, el guardabosque pegaría 83 cuadrangulares. Si bien el beisbol casi nunca se apega a un cálculo matemático, es divertido para el pensamiento hacer tales proyecciones.

No es de extrañar que Hoskins ya suene para ser el segundo lugar en la carrera por el premio Novato del Año de la Liga Nacional, un galardón que parece tener asegurado Cody Bellinger, joya de los Dodgers de Los Ángeles que colecciona 37 bambinazos, 86 remolcadas y .960 de OPS esta temporada.

Tal y como lo ha demostrado, Hoskins siempre ha sido catalogado como un bateador de poder. En 2015, en Clase A, dio 17 vuelacercas y fletó 90 anotaciones. Y el año pasado, en la filial Doble A de Filadelfia, largó 29 estacazos. Pero, indudablemente, su año ha sido este, pues al sumar los jonrones que dio en Triple A y con el equipo grande se obtienen 47 batazos.