Deportes

Ozzie Gullén: cuando la pasión puede más que la razón

El manager mirandino estará por tercera temporada consecutiva al frente de sus adorados Tiburones de La Guaira, a pesar de los inconvenientes, tanto deportivos como personales, que sufrió en la LVBP 2017-2018

Guillén

HENRY DELGADO/ Archivo

24 ganados y 39 perdidos tuvo Guillén la temporada pasada

Por RAYNER RICO | rrico@el-nacional.com | @RaynerRico29

La carrera de Oswaldo Guillén como técnico podría considerarse digna de un guión cinematográfico. Se convirtió en todo un personaje de la pelota durante la etapa post jugador activo, que ha estado llena de episodios afortunados, como cuando se convirtió en el primer manager latinoamericano en hacer campeón a un equipo de las Grandes Ligas, tras logarlo con los Medias Blancas de Chicago en 2005.

Su relación con el mundo del beisbol ha sido de amor y odio. Hay quienes lo veneran por todos sus logros, como también los que lo mantienen en el destierro por su tradicional exceso de palabrería. Lo único cierto es que actualmente se mantiene como una de las figuras más emblemáticas de la pelota venezolana, a pesar de que en su última pasantía por el circuito, muchos cambiaron sus apreciaciones.

De hecho, muy pocos fueron los que creyeron posible el retorno de Ozzie a la Liga Venezolana de Beisbol Profesional para la temporada 2018-2019. Había razones suficientes para sustentar tales pensamientos. El manager mirandino tuvo una desdichada campaña anterior con los Tiburones deLa Guaira e, incluso, fuera del terreno sufrió diversos inconvenientes a raíz del negativo desempeño del equipo.

Aunque ni siquiera los insultos, amenazas y desafíos a pelear que recibió el mandamás por parte de los aficionados, influyeron en su decisión de retornar al menos una temporada más en búsqueda de lo que considera siempre ha sido su objetivo: hacer campeón a los salados.

“Me daré un chance más para ayudar a los Tiburones y no dejarlos como los dejé. Si me hubiese ido este año, después del fiasco de la zafra pasada, hubiese sido un perdedor. No me gustaría salir de esa manera. Tengo un compromiso con los dueños, tengo un compromiso con el equipo y tengo un compromiso personal y para mí eso es más importante que muchas cosas”, manifestó Guillén por teléfono desde la ciudad mexicana de Monclova, donde se encuentra como asesor del equipo de beisbol local, los Acereros.

Ozzie le resta importancia a los impasses que se suscitaron entre él, su familia y los fanáticos durante su última estadía en el banquillo litoralense, pues cree que “aunque ahora están más agresivos”, históricamente la afición venezolana ha sido exigente.

“Uno tiene que estar preparado mentalmente para lidiar con estas situaciones.

A mi solo me gustaría que ellos entiendan que yo voy es ayudar al equipo, a más nada”.

No está exento. La crisis social que actualmente azota al país tampoco fue impedimento para Guillén, a la hora de ratificarle su continuidad a la directiva de los Tiburones; sin embargo, está conciente de que “en estos momentos el país está en una situación bastante difícil, lamentablemente, pero no por eso yo le voy a huir a lo que me gusta, a lo que sé hacer”.

En los últimos dos años al piloto mirandino le ha tocado observar lo que muchos venezolanos atraviesan a diario para salir adelante a pesar de tanto caos y desidia. A él también la ha tocado adaptarse, aunque reconoce que su estatus económico le permite no pasar tantas necesidades como el ciudadano común.

“A donde uno va sabe que le esperan inconvenientes con la comida, con la electricidad, pero uno tiene que sobrevivir, yo tampoco vengo de Hollywood, yo nací en Venezuela y sé como son las cosas”.

Guillén viajará de México a Estados Unidos para culminar sus compromisos con la cadena deportiva ESPN y tiene previsto pisar territorio nacional para ponerse al mando de los escualos entre los días 4 y 5 de octubre. Mientras tanto, su coach de banca, Luis Rodríguez, se encargará de las prácticas del equipo junto con Carlos García, quien desde esta temporada formará parte del cuerpo técnico por recomendación del propio Ozzie, que mostró su alegría porque varios de los entrenamientos se realizarán en el estadio César Nieves de Catia La Mar.

“Estoy muy contento porque estaremos entrenando abajo en La Guaira. Vamos a tener la oportunidad de estar con nuestros fanáticos y ya tengo todo chequeado con Rodríguez y García para me notifiquen a diario sobre los progresos de los peloteros”.

Su visión. Para esta temporada 2018-2019 de la LVBP, los planteles contarán con solo siete cupos foráneos, una medida que para Guillén le resta impacto y calidad al circuito, aunque en contraparte es de mucho beneficio para el desarrollo y protagonismo de los jugadores nacidos en el patio.

“Yo siempre he dicho que uno puede contar con los mejores importados del mundo, pero los que realmente valen son los venezolanos. No es bueno para la liga, pero si para el beisbol venezolano. De hecho, si nos ponemos a ver, los equipos que cuentan con la mejor base criolla, son los que siempre consiguen mejores resultados”, expresó el ex integrante de la “Guerrila Guairista”.

Fue precisamente con toleteros de calidad procreados en Venezuela con los que  no contó el manager en su última campaña, hecho que condicionó a su plantilla, que además se vio severamente afectada por las lesiones de sus refuerzos extranjeros.

Por ello confía en que los movimientos realizados por el nuevo gerente, Luis Blasini, puedan subsanar esas falencias y lo ayuden a ser nuevamente contendientes.

“La gente a veces se molesta cuando se realizan transacciones en las que se entregan grandeliga. Muchos no ven que realmente los que ayudan son los jugadores provenientes de otras ligas y llegan sin restricciones al equipo. En eso enfocamos nuestra estrategia para esta campaña y hay que ser positivos”, dijo con un notable tono de entusiasmo perceptible a través del hilo telefónico.

Guillén mantiene el temor que le da, y que ha exhibido en múltiples ocasiones, el hecho de que los Tiburones vuelvan a alzar un trofeo y él no formar parte de ese logro; por ello no se atreve asegurar si de no obtener los resultados esperados en este campeonato, su ciclo se termine.

“Yo le he dicho a mis peloteros, que si no quieren seguir teniéndome como manager, que ganen el campeonato. Así y solo así se librarán de mí”, concluyó.