Deportes

Naufragio mortal

Magallanes perdió con Caribes, en Valencia, y quedó eliminado. Bravos venció a Leones, logró su clasificación en el sexto lugar a los playoffs y concretó el pase de Tiburones y Tigres

Felix Hernández

Magallanes

 Si bien permitió dos carreras en el primer inning, por una pasajera crisis con su control, El Rey no decepcionó

Por ANDRIW SÁNCHEZ RUIZ | ajsanchez@el-nacional.com | @AnSanchezRu

Con Félix Hernández en la lomita, Navegantes del Magallanes lucía como la utópica embarcación que “ni siquiera Dios podría hundir”. Pero de nuevo la historia se encargó de hacer naufragar a lo que parecía inmortal. Los turcos no pudieron ganar el juego más importante de la temporada. Cayeron 4 por 1 ante Caribes de Anzoátegui, en Valencia, y quedaron eliminados, sin posibilidad de buscar una quinta final consecutiva.

Si bien permitió dos carreras en el primer inning, por una pasajera crisis con su control, El Rey no decepcionó. Se recuperó y mostró su casta al llegar hasta el cuarto capítulo. Mitch Lively, quien entró a relevar, fue emboscado por par de anotaciones indígenas, producidas por sencillos de Orlando Arcia y Alexi Amarista. Esos fueron los pedazos de hielo que agujerearon el casco de la galera. Sin remedio, la nave se comenzó a hundir.

Y no había nadie amistoso que viera sus fuegos artificiales de auxilio desde las lejanías, pues su naufragio era celebrado a poco más de 150 kilómetros de distancia por Bravos de Margarita que derrotaba 4 por 2 a Leones del Caracas, en el Universitario, para cumplir el sueño de ser el sexto clasificado a la postemporada sin sufrir las angustias de un juego extra.

El laurel de los insulares solo creo presión en los bucaneros que trataron de reaccionar en el octavo con una rayita, gracias a un rodado de Ronny Cedeño. Pero la extremaunción en alta mar era un hecho. El cerrador Cody Hall fue sinónimo de perfección en el noveno pasaje para convertirse en el último vigía que vio al Magallanes en la superficie.

La Nave estaba enterrada, tanto como los melenudos lo estuvieron la noche del miércoles. Que ninguno de los Eternos Rivales juegue en enero es un suceso extraño. Tan raro, que es apenas la segunda vez que ocurre. La primera fue en la temporada 2007-2008.

Al final de la historia, la corona no fue digna de Hernández, a pesar de su trabajo. El monarca de la noche fue Daryl Thompson, abridor de la tribu, por estar en la lomita durante 7.0 episodios, no permitir carreras, ponchar a tres adversarios y regalar una base por bolas.

Con el hundimiento del Magallanes y el triunfo de Margarita, se concretó la clasificación de Tiburones de La Guaira y el cuarto puesto de Tigres de Aragua, que cayó anoche 10 por 7 ante Cardenales de Lara, un resultado intrascendente. Todo eso quiere decir algo: todo está listo para la primera etapa de los playoffs que subirá el telón el 2 de enero.

La primera serie comenzará en el Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto y será disputada entre crepusculares e insulares. Los aborígenes y los escualos tendrán enfrentamientos que iniciarán en el Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz. Y Águilas del Zulia y los bengalíes vivirán hostilidades en el Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo.

Debido a las Condiciones de Campeonato, los tres ganadores de las series avanzarán a los enfrentamientos en las semifinales y entre el trío de perdedores los dos mejores ubicados en la ronda regular celebrarán un choque extra. Pero antes que todo eso ocurra, los seis clasificados tomarán refuerzos hoy. Nos vemos en enero.


Hernán es el campeón

El utility de los Tigres de Aragua, Hernán Pérez, asaltó en el último momento el liderato de bateo de la temporada 2016-2017. Destronó al cubano Yandy Díaz, de Leones del Caracas, para ganar el título de bateo de la campaña con un promedio de .373. El Productor del Año lo ganó Denis Phipps, Caribes de Anzoátegui; el Cerrador del Año es para Hassan Pena, Navegantes del Magallanes; y el Setup del Año de José Flores, Magallanes.