Deportes

Hernández sigue adolorido pero la lesión no es grave

El derecho carabobeño se perderá al menos una apertura en la Liga del Cactus, pero confía en estar listo para el Juego Inaugural

 

Félix Hernández

MLB.com

El pelotazo que recibió Félix Hernández le causó una contusión

Por MARIANA MORENO S. | mmoreno@el-nacional.com

Félix Hernández es afortunado, después de todo. Los rayos X mostraron que no tiene fractura y todo parece indicar que el episodio del lunes, cuando debió abandonar el juego contra los Cachorros de Chicago por un pelotazo bateado por el puertorriqueño Victor Caratini, no pasará de un susto.

Los Marineros de Seattle informaron que por precaución al derecho se le practicó una radiografía, que resultó negativa, y que estará en observación diaria. Sin embargo, sería reevaluado ayer.

“Ese dolor fue realmente fuerte. No puedo explicar lo malo que fue. No sentí nada como eso antes”, declaró Hernández al portal de ESPN. “Terminé el lanzamiento y vi que venía la pelota y dije 'Oh, Dios mío'. Mi hermano me dijo ayer: '¿Por qué no recogiste la pelota y la tiraste primero? No podía creer que me preguntara eso”.

El periodista Ryan Divish reportó que el carabobeño le dijo que tenía dolor para flexionar o estirar el brazo y que su mayor frustración era que sentía que estaba lanzando bien y con una mecánica sólida. Hernández confía en que estará listo para el día inaugural.

Siempre según Divish, el venezolano contó que Caratini le envió un mensaje pidiéndole disculpas y deseándole una pronta recuperación, que él respondió diciéndole que estaba bien, que todo era parte del beisbol y pidiéndole que no bateara tan fuerte al centro del campo.

La pelota golpeó a Hernández en el antebrazo derecho, justo en el tatuaje que conmemora su paso por el Juego de las Estrellas de 2013. Ayer todavía no podía estirar el brazo por completo, debido a la inflamación cerca del codo.

Con 31 años de edad y un historial de lesiones en las dos ultimas temporadas, el “Rey” recibirá tratamiento y se aplicara hielo con la esperanza de perder solo una apertura en la Liga del Cactus. Su próxima salida estaba programada para el sábado, contra los Angels de Los Ángeles.

La temporada pasada –una pesadilla para Seattle, que vieron desfilar por el montículo a 40 lanzadores diferentes por las lesiones- perdió tres meses por una bursitis en el hombro derecho que le hizo perder velocidad en los lanzamientos y también sufrió una dolencia muscular.

En 2016 estuvo fuera seis semanas por un tirón en la pantorrilla derecha. Tiene dos campañas sin completar 30 aperturas.