Deportes

Francisco Cervelli tiene un discípulo aventajado en la nave

Elías Díaz aseguró que la buena relación que tiene con su mentor le ha servido para aprender en sus primeros días en la gran carpa

Francisco Cervelli

USA TOPDAY SPORTS

El careta de los filibusteros piensa que la medida atenta contra la estrategia del juego

Por Pablo A. García Escorihuela | @PabloAGarciaE

Después de diez años en las Grandes Ligas, a Francisco Cervelli le toca por primera vez un rol en el que no se siente para nada incómodo. En su visita al Marlins Park de Miami se le ve relajado, tomando su práctica de bateo con mucha tranquilidad, la misma de su pausado hablar.

La nueva labor del cátcher venezolano, que se suma a la que realiza día a día detrás del plato de los Piratas de Pittsburgh, es el de ser el mentor de un joven compatriota suyo, de quién ya los scouts comentan tendrá un futuro promisorio, si logra seguir la asesoría del experimentado valenciano.

Elías Díaz no está tan relajado como su maestro Cervelli. Se le ve feliz, risueño, pero todo el tiempo activo. Incluso, el cátcher marabino se emociona y saluda a algunos familiares, que fueron al estadio de La Pequeña Habana a verlo uniformado de Grandes Ligas.

“Esas cosas son las que motivan y te llenan de alegría”, confesó Díaz al culminar la práctica del cuadro bucanero en Miami. “Ver a la familia en la tribuna es un motivo de orgullo, aunque nos toque a todos esperar a ver si hoy hay una oportunidad”, comentó entusiasmado.

Y es que el primer consejo de Cervelli, el mentor, para Díaz, el aprendiz, es tener paciencia. “Cuando yo llegué a los Yanquis tenía a mucha gente adelante, y quería avanzar demasiado rápido. Y cuando llegas a Grandes Ligas, tienes que aprender a que aquí todo se mueve demasiado rápido, y a veces, si no eres capaz de sacar el pie del acelerador, todo se te sale de control. Lo primero que le dije a Elías es que él es joven, que las oportunidades le van a llegar. Debe ser paciente”, argumentó.

La relación de Cervelli y Díaz es, por la propia dinámica del equipo, como la de un hermano mayor y uno menor. “Lo veo así. Es como mi hermano mayor. Me aconseja mucho, todo el tiempo me guía, y tenemos una cercanía muy importante. Él siempre está ligando a que a mí me vaya bien, y yo con él lo mismo”, destacó el receptor zuliano.

“Elías tiene muchísimo talento”, agregó el receptor que en Venezuela es reserva de los Navegantes del Magallanes. “Batea muy bien, tiene una muy buena defensa, y en la pretemporada, mostró que tiene capacidad para llevar el juego. Sólo tiene que ser paciente, y evitar querer hacer más de lo que le toca, cuando llegue su momento”, reiteró el valenciano.