Deportes

Daniel Flores: "Quiero jugar 15 o 20 años "

El receptor margariteño Daniel Flores, el bono más alto entre venezolanos en el proceso de firmas internacionales 2017 (3,3 millones de dólares), estampó su firma con Boston

ctv-qrl-francisco-velasquez-venezuela--flores-listo-para-conquistar-boston
Por ANDRIW SÁNCHEZ RUIZ ajsanchez@el-nacional.com @AnSanchezR

L as voces especializadas de la Academia Puro Beisbol llegaron a un consenso después de organizar un tryout para niños, hace cuatro años, en Porlamar. Primero fue el ex decatlonista Ramón Montezuma: "El gordito de 12 años tiene condiciones". 

Los otrora peloteros Leonardo Hernández, Víctor Davalillo y Argenis Salazar dieron su diagnóstico en los aspectos que competen al juego de pelota. "El muchachito le pega bien a la bola", "tiene porte y actitud", "hace movimientos con facilidad" y otras frases más fueron escuchadas por José "Yoyo" Salas, quien dirige la academia de talentos junto a su hijo José Gregorio. Esa fue la primera vez que Daniel Flores entró en el radar del beisbol profesional. 

El seguimiento sobre el jovencito margariteño continuó, no sin antes recomendarle que dejara la antesala y tomara los aperos de receptor, así como también que se transformara en un bateador ambidiestro. Llegó el momento en que Rosa Margarita Urbaneja tuvo que ver cómo su hijo dejaba la isla. "Con fe todo se logra", le dijo la señora al niño antes de que este se marchara con una meta clara: firmar con una organización de Grandes Ligas. 

Lo que detallaron los veedores en Porlamar fue confirmado por los ex receptores Robert Machado, quien jugó en las mayores, y José Antonio Salas en Puerto Cabello. "Wow", soltó el primero cuando lo vio inicialmente. "Su actitud lo mostraba todo. Tiene dominio para llevar a los lanzadores, gran brazo y una buena estampa". Mientras que Salas notaba la capacidad de Flores de "estar anticipado. 

Va tres o cuatro pasos por delante del ritmo del juego". 

No pasó mucho tiempo para que las divisas de MLB comenzaran a acercarse a la promesa. Y fueron los Medias Rojas de Boston, a través del scout Manny Padrón, los que lograron añadirlo a sus granjas. Con su rúbrica (3,1 millones de dólares), Flores hizo realidad ayer el contrato más alto para un venezolano en la apertura de las firmas de agentes libres internacionales 2017 y que, globalmente, solo está por debajo de los 3,8 millones de dólares que los Rays de Tampa Bay le dieron al dominicano Wander Franco. 

"Quiero jugar 15 o 20 años en MLB", expresó Flores, ya ataviado con la casaca y la gorra de los patirrojos. "Esto es algo increíble y satisfactorio. Gracias a Dios y a mi madre, a toda mi familia. Siempre me han aconsejado e inculcado la palabra 'excelencia’. Siempre hay que buscar la perfección porque si lo haces puedes llegar a eso, a la excelencia. Desde que salí de Porlamar siempre supe que esto es lo que quería, aunque no niego que fue difícil dejar a mi familia". 

Boston confió en el talento de Flores por las características que resaltan en la mayoría de los reportes de scouts: brazo potente, capacidad para guiar el juego y poder al batear a la derecha. "Creo que todas mis herramientas están bien", comentó. "Mi ídolo y al quien quiero emular en la receptoría es Salvador Pérez". 

El tiempo dirá si Flores absorberá de nuevo la atención del beisbol venezolano. 

Por lo menos ya se sabe cómo comenzó su andar por el profesional.