BBC Mundo

La vacuna contra la malaria infantil que lleva 30 años en desarrollo

La Organización Mundial de la Salud, OMS, anunció que se trata del primer tratamiento que le ofrece protección parcial a los niños contra el parásito que cobra centenares de miles de vidas al año en todo el mundo

Malaria

 Foto: AFP

Un programa de vacunación a gran escala de lo que se ha llamado la primera vacuna contra la malaria que le proporcionará protección parcial a los niños empezará este 23 de abril, en Malawi.

La vacuna RTS,S entrena al sistema inmunológico a atacar al parásito de la malaria, que se propaga con la picadura de mosquitos.

Programas pilotos, realizados con anterioridad, demostraron que casi 40% de los menores entre 5 y 17 meses de edad que recibieron el tratamiento quedaron protegidos.

Esta última fase del programa está siendo coordinada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, que señala que la vacuna será la primera en ofrecer algún tipo de protección a los niños.

"Este es un día para celebrar a medida que empezamos a conocer más sobre lo que esta herramienta puede lograr para cambiar la trayectoria de la malaria a través de la vacunación infantil", declaró la doctora Matshidiso Moeti, directora regional de África de la OMS.

"La malaria es una amenaza constante entre las comunidades africanas donde esta vacuna será aplicada. Los niños más pobres son los que más sufren y los que están en mayor riesgo de morir", resaltó la doctora Moeti.

La doctora Matshidiso Moeti expresó optimismo ante el inicio del programa de vacunación. Foto: Getty Images.

La vacuna necesita ser aplicada cuatro veces: una vez al mes durante tres meses y luego una cuarta dosis 18 meses después.

El programa piloto está diseñado para generar evidencia y experiencia que informará la política de recomendaciones de la OMS para el uso más amplio de la vacuna.

Analizará la reducción en las muertes infantiles; la adopción de la vacuna, incluyendo si los padres están llevando a sus hijos a tiempo para recibir las cuatro dosis requeridas y la seguridad de la vacuna en el contexto de su aplicación rutinaria.

Los casos de malaria parecen ir en ascenso otra vez tras una década de éxitos combatiendo la mortal enfermedad.

Según las más recientes cifras anuales, los casos mundiales de malaria han dejado de disminuir, lo que ha generado preocupación de su resurgimiento.

Más de 90% de las personas que tanto resultaron infectadas como de las 435.000 que murieron estaban en África. Los menores son particularmente vulnerables.

Malawi, que registró casi cinco millones de casos confirmados en 2017, fue el país escogido, junto con Kenia y Ghana, para el inicio de un gran programa piloto de la vacuna RTS.S.

Tres décadas en desarrollo

Esos países fueron escogidos porque ya han implementado amplias estrategias contra la malaria, incluyendo el uso de mosquiteros, pero todavía registran un alto número de casos.

La vacuna lleva desarrollándose más de tres décadas, después de que científicos de la compañía farmacológica GlaxoSmithKline, GSK, la crearan en 1987.

Instituciones han realizado pruebas durante años, incluyendo Path Malaria Vaccine Initiative, una organización internacional sin ánimo de lucro, a un costo estimado de 1.000 millones de dólares.

Activistas contra la enfermedad durante mucho tiempo han exigido una manera efectiva de tratar la malaria. Foto: Getty Images.

En pruebas clínicas, se encontró que la vacuna previene aproximadamente 4 de 10 casos de malaria, incluyendo 3 de 10 casos de malaria severa que amenazan de muerte.

La eficacia aproximada de 40% no es muy alta si se compara con las vacunas para otras enfermedades, pero la OMS dice que RTS.S añadirá a las medidas preventivas existentes como los mosquiteros e insecticidas, según informa la agencia AFP.

"Una vacuna que sea altamente eficaz, de alrededor de 90%, eso no está a la vista en este momento", declaró Mary Hammel de la OMS, citada por la agencia Bloomberg. "Pero esta vacuna se aproxima a demostrar que una vacuna contra la malaria sí puede fabricarse. Será una precursora".

Se espera que esta etapa del programa piloto se complete para 2023, según la organización Path.

El piloto empieza en Malawi primero, este miércoles, y luego se extenderá a Kenia y Ghana en las próximas semanas.