BBC Mundo

Ex director del FBI: “Trump está moralmente incapacitado para gobernar”

Luego de un año que James Comey fue despedido por Donal Trump habló sobre sus angustiosos días trabajando con el presidente y los cambios que ocurrieron en la Casa Blanca desde 2017.  El ex funcionario calificó al mandatario de “mentiroso en serie”. 

Trump

James Comey dio su primera entrevista tras casi un año de silencio / Foto: AFP

James Comey rompió el silencio.

Casi un año después de ser despedido por Donald Trump, el exdirector del FBI ofreció finalmente una entrevista este domingo para hablar sobre sus "angustiosos" cuatro meses de trabajo con el actual presidente y los cambios que ocurrieron en la Casa Blanca desde enero de 2017.

Y la conversación con la cadena de televisión estadounidense ABC no tuvo medias tintas.

Comey aseguró que "Trump está moralmente incapacitado" para el cargo y que "es alguien para quien la verdad no tiene un valor elevado".

La conversación, que originalmente duró cinco horas, aunque ABC solo trasmitió una, forma parte de la campaña de promoción del nuevo libro de Comey, "Una lealtad mayor: verdad, mentiras y liderazgo", en la que cuenta detalles sobre su carrera y su visión sobre los motivos que llevaron a su despido.

En la entrevista, el exjefe del FBI calificó al presidente como "un mentiroso en serie" que trataba a las mujeres como "carne" y lo describió como una "mancha" para todos los que trabajaban para él.

Después de que se transmitió la entrevista, el partido de Trump, a través del Comité Nacional Republicano, emitió un comunicado en el que sostiene que la gira publicitaria de Comey por su nuevo libro mostraba que "su verdadera lealtad era para él mismo".

"La única cosa que es peor que la historia de la mala conducta de Comey es su disposición a decir cualquier cosa para vender libros", indicó.

Pero las respuestas de Trump aparecieron incluso antes de que se trasmitiera la entrevista.

Tras el anuncio de la publicación del libro, el mandatario calificó a Comey de "mentiroso" y "filtrador", y tras la publicación el sábado de un avance de la entrevista, los tuits de Trump el domingo subieron más aún de tono.

"El resbaladizo James Comey, un hombre que siempre termina mal y fuera de control (¡no es inteligente!), pasará por mucho como el PEOR director del FBI en la historia!, escribió en Twitter.

 

Trump consideró que las aseveraciones de Comey son falsas, al igual que las notas sobre sus intercambios que fueron la base del libro.

El exjefe del FBI afirma que cuando trabajó con Trump escribió varios memorandos sobre sus conversaciones con el presidente, entre ellos uno que asegura que este le pidió lealtad ante las investigaciones sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016.

"Nunca le pedí lealtad personal a Comey. Ni siquiera conocía a este tipo. Es solo otra de sus muchas mentiras. ¡Sus 'memorandos' son de autoservicio y FALSOS!, tuiteó Trump.

Pero ¿qué dijo el exjefe del FBI en la entrevista que enojó tanto al presidente?

Aquí te presentamos 4 de las aseveraciones más importantes.

"Está moralmente incapacitado para ser presidente"

Fue quizás una de las críticas más severas de toda la entrevista y una de las más inusuales y extraordinarias que realiza un exjefe del FBI hacia un presidente en ejercicio.

Según Comey, Trump no tiene problemas psiquiátricos o se encuentra en etapas tempranas de demencia, como algunos de sus críticos alegan: en su opinión, tiene una inteligencia superior a la media.

Sin embargo, a su juicio, el problema con el presidente y su legitimidad para el cargo es otro.

"Una persona que busca equivalencia moral en Charlottesville (cuando comparó a supremacistas blancos con las personas que se le oponían), que habla y trata a las mujeres como si fueran pedazos de carne, que miente constantemente sobre asuntos grandes y pequeños e insiste en que el pueblo estadounidense le cree, esa persona no es apta para ser presidente de Estados Unidos por motivos morales", añadió.

Chantaje ruso

El tema de la supuesta intervención de Moscú en las elecciones que hicieron a Trump presidente tuvo un lugar relevante en la entrevista.

Uno de los puntos más críticos fue cuando Comey opinó que era posible que los rusos tuvieran material que pudiera usarse para chantajear al presidente.

Aunque reconoció que no podía afirmarlo con certeza, admitió que era una posibilidad.

"Siempre me llamó la atención y todavía me parece poco probable, y hubiera podido decir (que no existía tal material) con gran confianza sobre cualquier otro presidente con el que traté, pero con este no puedo. Es posible", agregó.

¿Obstrucción de la justicia?

Otro de los temas discutidos fue la potencial obstrucción de la justicia que realizó Trump, cuando supuestamente le pidió a Comey que "dejara pasar" una investigación sobre las alianzas del asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, con Rusia.

Según el exjefe del FBI, Trump pidió a los empleados de la Oficina Oval que los dejaran solos para entonces pedirle que pasara por alto las evidencias contra Flynn, que ya había sido despedido.

"Ciertamente, es una evidencia de obstrucción a la justicia. Dependerá de otras cosas que reflejen su intención, yo soy un testigo en este caso, no el investigador o el fiscal", dijo.

Las fiestas con prostitutas

Según Comey, una de las conversaciones más difíciles con el presidente fue cuando tuvieron que hablar sobre un supuesto video grabado en Rusia cuando el mandatario estaba al frente de un reconocido concurso internacional de belleza.

"(…) Comencé a contarle sobre la acusación de que él había estado involucrado con prostitutas en un hotel en Moscú en 2013 durante una visita por un concurso de Miss Universo y que los rusos habían filmado el episodio. Y él interrumpió muy a la defensiva: '¿Me veo como un tipo que necesita prostitutas?'".

El exjefe del FBI alega que varios funcionarios de inteligencia consideraron relevante que Trump conociera que esa información existía y podría hacerse pública.

"Otra razón por la que sabes que no es verdad es que le tengo pánico a los gérmenes. No hay forma de que deje que alguien se haga pis encima mío", asegura Comey que fue la respuesta del presidente.

El Partido Republicano y los seguidores de Trump consideran que las aseveraciones de Comey son falsas y solo buscan garantizar la venta del libro que saldrá a los estantes el venidero 17 de abril.