Deportes

Manu Ginóbili: otro grande que dice adiós

El cuatro veces campeón de la NBA explicó que no fue una decisión inesperada

Manuel Ginóbili

Foto: AFP

Por GDA | LA NACIÓN

“Cuando volví a agarrar la pelota, ya no me pasaba lo mismo de siempre", sintetizó Manu Ginóbili en su columna del diario argentino La Nación, el por qué de su decisión de retirarse del basquetbol y de sus queridos San Antonio Spurs.

Después de 23 años en cinco clubes, 16 de ellos con los Spurs, el argentino puso final a su carrera con la sensación de que será raro, pero con la certeza de que “estoy bien preparado y muy, pero muy bien acompañado para afrontarlo”.

El cuatro veces ganador del anillo de campeón de la NBA explicó además que esta no fue una decisión inesperada. “Tengo 41 años de edad. Estiré bastante el temita este del basquet ¿No? No solo eso, en mi cabeza, la temporada pasada fue en todo momento “la última”. Nunca lo exterioricé porque no tenía ningún sentido limitar mis opciones, quería dejar la puerta abierta por las dudas que cambiara de idea o que siguiera sintiendo la fuerza física y mental que se necesita para afrontar una temporada de este estilo.

“Regresé (a San Antonio) y me puse a hacer pesas, agarré la pelota, miré a los más jóvenes entrenarse y romperse el lomo para estar bien para la pretemporada y a mí, sin embargo, todavía me dolían los últimos dos golpes de la temporada anterior. De a poquito me fui convenciendo de la decisión a tomar”, escribió.

Y luego remarcó que, todo estaba claro, solo quedaba esperar por el regreso del entrenador Gregg Popovich. “Quería que fuera que fuese él el primero en saberlo y el primero con quien charlarlo”.

“Lo que le dejé en claro a Pop es que no es un chau, me voy. Mis hijos ya empezaron las clases y mientras esté en la ciudad voy a estar cerca del equipo y de la franquicia, tal vez no pueda ayudar más sacando una falta en ataque o con algún robo o algo, pero trataré de sumar en lo que pueda, tengo un gran aprecio por mis compañeros, por el staff y toda la gente del equipo y quiero que le vaya lo mejor posible. Si puedo ayudar desde afuera, lo haré con mucho gusto".

Sobre sus cuentas pendientes en el competitivo mundo del basquetbol fue categórico: “no me quedé con las ganas de nada, jugué hasta que tuve ganas, algunos se tienen que retirar por lesiones o demás cuestiones antes de tiempo, pero yo jugué hasta pasados los 40 años. La verdad es que no me quedó nada pendiente. Es más, me di el gustito en los últimos tres años de jugar como uno quisiera hacerlo con sus amigos, sin sentir la presión de ser el responsable exclusivo de lo que pueda suceder, con la sensación de 'yo ya di todo lo que pude'. Jugué porque me gustó hacerlo, por mi respeto y aprecio al lugar en el que estaba”.

“Todo fue especial en mi carrera porque no es común estar tanto tiempo en un equipo de la misma manera que no se dan procesos en selección en los que un puñado de jugadores compartan casi 20 años juntos, con Spurs y la Generación Dorada. Tuve la fortuna de formar parte de dos grupos que han tenido una relevancia increíble en el deporte y en todos los casos encontré una calidad humana imposible de igualar. A nivel profesional haber tenido esa posibilidad es sin duda asombroso. Y a los aficionados también les digo gracias porque me adoptaron desde el primer día”.

Cinco curiosidades. Estaba durmiendo cuando los Spurs lo eligieron en el draft. Ginóbili fue elegido en 1999 por los San Antonio Spurs en el puesto 57 (de 60) del draft. Después de un partido con la selección argentina frente a Brasil, y al considerar que no sería elegido, Manu se marchó a dormir. Un asistente de la albiceleste tuvo que despertarlo para darle la noticia.

No es uno de los cinco jugadores favoritos de su hijo pequeño. Ginóbili, padre de tres hijos, desveló a principios de 2018 una divertida anécdota con su hijo Luca, quien entonces tenía tres años. El pequeño le dijo a su padre quiénes eran sus cinco jugadores favoritos de la NBA... y él no estaba entre ellos.

El otro Batman. En la noche de Halloween de 2009, los Spurs se enfrentaban a los Kings de Sacramento en San Antonio. Un murciélago se coló en el AT&T, sobrevolando la pista durante varios minutos. Ginóbili lo vio y lo noqueó pero el murciélago nunca fue encontrado y él tuvo que ser vacunado contra la rabia como medida de precaución.

Uno de dos. Ginóbili es el único, con Bill Bradley, en haber ganado un oro olímpico (en Atenas-2004), un anillo de la NBA (2003, 2005, 2007, 2014) y una Euroliga (2001) a lo largo de su carrera.

El segundo más veterano de la liga. El argentino, nacido el 28 de julio de 1977, era el segundo jugador más veterano de la liga, solo por detrás del mítico Vince Carter, que lo hizo el 26 de enero del mismo año.