Deportes

Emanuel Ginóbili: una leyenda que brilla cada noche

El argentino es considerado como el mejor jugador latinoamericano de todos los tiempos en el baloncesto más exigente del mundo

ctv-gbn-manu-ginobili

EFE

Su entrenador, Gregg Popovich, asegura que el trabajo del rioplatense siempre ha sido maravilloso cada noche

Dieciséis años después de llegar a la NBA, y con 40 años dando los últimos pasos de su rutilante carrera, el argentino Emanuel Ginóbili sigue dando qué hablar con San Antonio Spurs.

Su entrenador, Gregg Popovich, asegura que el trabajo del rioplatense siempre ha sido “maravilloso cada noche”. No hay mejor elogio de alguien muy cercano al jugador.

Los Spurs clasificaron por vigésima primera ocasión al hilo a los playoffs, la segunda mejor racha de una franquicia de los cuatro principales deportes profesionales de Estados Unidos (beisbol, baloncesto, fútbol americano y hockey sobre hielo).

El récord pertenece a los Detroit Red Wings de hockey sobre hielo, el equipo con más Copas Stanleys ganadas (titulo nacional) y con 25 apariciones consecutivas en playoffs desde 1991.

El natural de Bahía Blanca, ubicada a 600 kilómetros al sur de Buenos Aires, comenzó su andar como basquetbolista con el Club Andino de La Rioja (noroeste) y después con el Estudiantes de su ciudad natal, antes de su periplo por la liga italiana.

Con el Virtus Bolonia ganó dos premios MVP (Jugador Más Valioso) en las temporadas 2000-2001 y 2001-2002, así como el MVP en la Copa de Italia en el 2002 y el mismo premio en las finales de la Euroliga del 2001, además de la Triple Corona (Liga, Copa y Euroliga).

Fue entonces cuando los buscadores de talentos de Estados Unidos se dieron cuenta del jugador con viso de estrella que tenían delante.

Los San Antonio Spurs lo habían seleccionado en el puesto 57 del 'draft' (selección de talentos) en 1999 y debutó en la NBA en 2002, después de ganarlo todo en Europa.

Pronto se convirtió en una de las figuras claves del equipo, consiguiendo el campeonato de la NBA en su primera temporada (2002-2003), dos más en 2005 y 2007 y un cuarto anillo en 2014. Además de otros premios, en el año 2014 se convirtió en el único jugador latinoamericano en llegar a los 1.000 partidos en la NBA.

También, junto a los astros Michael Jordan, Scottie Pippen y Lebron James, es el único en ganar una medalla de oro olímpica (Atenas-2004) y un campeonato de la NBA en la misma temporada.