Política

Ramos Allup: El 5-E habrá nueva directiva y el gobierno debe respetarla

El presidente saliente de la Asamblea Nacional dijo que es inútil cualquier diálogo o conversación con este gobierno que es una dictadura

Henry Ramos Allup

EFE

 Henry Ramos: Esta Asamblea no la controla ni la va controlar el gobierno más nunca 

Por Manuel Tovar | mtovar@el-nacional.com

El presidente saliente del Parlamento, Henry Ramos Allup, respondió a las amenazas del gobierno de un posible desacato o ilegalización de la Asamblea Nacional  mañana cuando se inicien las sesiones legislativas, y considera que un bloqueo de la Asamblea es inconstitucional y delictivo.

“No puede haber amenazas porque el 5 de enero, honrando el acuerdo que suscribimos las distintas organizaciones políticas, que para fortuna de nuestro país somos mayoría en la Asamblea Nacional, vamos a rotar la directiva, vamos a escoger una nueva junta directiva para el año 2017 y va a tener toda la colaboración y cooperación de toda la bancada mayoritaria. En 2018 habrá otra rotación, en 2019 y así será hasta 2020, año en que finiquita el período de esta legislatura”, afirmó el diputado, que también indicó que el proceso será absolutamente normal.

“No puede haber trauma, no le queda otra al gobierno que reconocer la voluntad popular. Esta Asamblea no la controla ni la va a controlar el gobierno más nunca. Lo que tiene es que respetar la voluntad popular y la mayoría de la cámara y la tienen que publicar en gaceta”, expresó, y agregó que con cualquier otra maniobra el desacato sería del gobierno, del Tribunal Supremo de Justicia y del alto mando militar.

El diputado también informó que en este periodo de sesiones se seguirá en una línea similar a la trazada durante su presidencia en la que se hizo la declaratoria de responsabilidad política de Nicolás Maduro y que en las próximas deliberaciones se considere el abandono del cargo del presidente como materia prioritaria.

Una dictadura

Ramos Allup también afirmó que las condiciones, en opinión del partido del que forma parte, AD, no están dadas para volver al diálogo. “Acción Democrática no se sienta más ahí. Se hizo el intento, valía la pena hacer el esfuerzo para que no se nos dijera que no queríamos intentar una vía consensuada para resolver los problemas del país, pero frente a este gobierno es absolutamente inútil cualquier diálogo o conversación porque este es un gobierno de facto, una dictadura”.

Sin embargo, el legislador justificó la decisión de reunirse con representantes del  Ejecutivo para no “hacerle el juego” al gobierno, que argumentaba que la oposición no quería aceptar el diálogo, que son propulsores de la violencia y que no querían un cambio a través de formas ciudadanas y pacíficas.

“Teníamos que cumplir con la exigencia de la opinión pública internacional, del Vaticano, del G-7, de la Unión Europea, de la Organización de Estados Americanos, de toda la comunidad internacional. Ya nos sentamos, el gobierno tramposo no cumplió, como no ha cumplido nada”, manifestó.

No obstante, en su opinión la ruta sigue siendo electoral porque para tener comicios no se necesita diálogo, es un derecho garantizado en la Constitución.

Por otro lado, añadió que el hecho de que el gobierno ponga en libertad a gente inocente no es un premio. “No se debe tratar de un trueque. Yo libero rehenes para que te sientas a conversar conmigo. Los rehenes no deben existir, los rehenes son del hampa. Lo entiendo, porque es un gobierno hampón, pero no debe haber presos políticos”.

Por las nubes

Después del primer año de gestión opositora Ramos Allup dijo que la Asamblea tiene el prestigio por las nubes.

“En todas las encuestas y sondeos de opinión que hacen las firmas más acreditadas del país, registran como muy positivo lo hecho por la Asamblea Nacional, y aparece como la institución pública mejor reputada, más acreditada y más reconocida por los venezolanos”, indicó. Afirmó que el Ejecutivo nacional, el Tribunal Supremo de Justicia y las Fuerzas Armadas Bolivarianas fueron tres contrapoderes, con niveles subterráneos de aceptación, que se empeñaron en negarle la autonomía a la Asamblea Nacional producto del sufragio popular.


Reconocimiento sin discriminación

Ayer el Parlamento reconoció a más de 300 trabajadores y al personal obrero. Henry Ramos Allup, presidente saliente de la Asamblea Nacional, agradeció a todo el personal y les pidió continuar con el mismo empeño ante la próxima directiva que viene. “Le pido al personal obrero que sean igual de leales o cooperadores que con nuestra directiva, estoy seguro de que van a ejercer una excelente gestión”.

El legislador afirmó que a pesar de la difícil situación económica del país y los obstáculos que impone el gobierno al negarse a entregar los recursos, los trabajadores se convirtieron en los funcionarios mejor pagados de la administración pública.

El dirigente también señaló que no hubo discriminación política alguna en la contratación o en los salarios pagados a los empleados. “Aquí no se pregunta a qué partido pertenecen ni si tiene un carnet. Nuestros trabajadores son los mejor remunerados. Nosotros no agarramos la planilla para ver de cuál partido político son a la hora de pagarles”.