• Caracas (Venezuela)

Nicolás Bianco

Al instante

Sinergia democrática: Asamblea Nacional y universidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 6 de diciembre, con firmeza y convicción, una mayoría determinante de conciudadanos concretó una victoria cívica de indiscutibles consecuencias históricas. Venciendo todos los fraudes y engaños, derrotaron con magnífico poder y valentía la dictadura, e impusieron su inquebrantable voluntad para concretar un medio efectivo y preciso de sobrevivir: seleccionaron una mayoría calificada de 112 diputados para una nueva Asamblea Nacional democrática.

En efecto, a partir del 5 de enero de 2016, el Poder Legislativo, el Parlamento venezolano, ha de constituirse con toda celeridad rigor y eficiencia en la garantía para rescatar la república perdida y salvar así la vida, presente y futuro de cerca de 30 millones de seres humanos que convivimos en esta noble tierra.

Pocas semanas antes de ese punto de inflexión que quedará grabado en nuestro devenir republicano, las investigaciones del proyecto “Encuesta de condiciones de vida (Encovi)” de los docentes investigadores de las universidades Central de Venezuela, Católica Andrés Bello y Simón Bolívar resumieron la devastadora tragedia nacional: 76,4% de familias venezolanas empobrecidas con cerca de 52% de la población viviendo en condiciones de pobreza extrema.

Esas millones de voces, plenas de dolor e indignación, al unísono exclamaron el ¡basta ya! de la esperanza y la exigencia. Reclaman con insistencia a los recientemente electos diputados: “No hay tiempo que perder, estamos muriendo de hambre, no tenemos seguridad, nos asesinan sin pausa, no hay medicinas, vivimos en condiciones miserables y, como si fuera poco, el narcotráfico entre nuestros hijos cunde como una nueva y letal infección. Es más, que quede claro, no nos interesa la diatriba política, exigimos una dedicación sin descanso porque nos asiste el derecho constitucional de vivir con calidad”.

La universidad pública autónoma y las privadas de talante democrático están listas para que con una sólida sinergia democrática podamos trabajar y reforzar las ingentes tareas sociales, económicas, legislativas y de contraloría que han de concretar nuestros diputados perentoriamente. Por supuesto, aparte de contar con la contribución directa de diputados que son docentes o estudiantes universitarios, ofrecemos la experiencia de miles de profesoras y profesores conocedores de las numerosas áreas definidas como de máxima prioridad.

La Asociación Venezolana de Rectores en la persona de su presidenta, la profesora Cecilia García Arocha Márquez, y su junta directiva ya ha iniciado contactos e interacciones con los nuevos diputados. En particular, la interacción con la Comisión de Educación es crítica. Hemos de aportar para la discusión amplia y plural, la reingeniería integral del sistema de educación superior, la nueva Ley de Universidades, el indeclinable respeto a las disposiciones constitucionales sobre la conformación de las comunidades universitarias y la materia electoral, rescatar el Consejo Nacional de Universidades y liberarlo del devastador cuarteto formado por el Plan de la Patria, la guillotina presupuestaria, el parasistema clandestino de educación superior y las fatídicas convenciones colectivas únicas, además de erradicar la acción clientelar e ilegal que ejerce el despacho de Educación Superior sobre nuestros salarios, prestaciones y seguridad social y los pasivos laborales.

La mayoritaria sociedad civil venezolana vencerá los actuales intentos subversivos poselectorales que pretenden instalar las voces agónicas de la dictadura. Exigimos por ley o decreto y como una expresión de imprescindible rescate moral la amnistía e inmediata liberación de nuestros valientes presos políticos. Una Navidad feliz para todos en el marco de la resistencia y libertad.