• Caracas (Venezuela)

Nicolás Bianco

Al instante

Rescatar la república

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Podemos afirmar que hemos perdido la república. Su soberanía y su democracia. Sus instituciones y el Estado de Derecho. No existe una sola función pública que opere en el contexto de leyes y reglamentos, que beneficie a los conciudadanos y que rinda cuentas precisas y confiables. La subversión total que ejerce la dictadura oficialista no solo ha destruido integralmente todas las regiones del país, sino que carecemos de solvencia social y económica y de fronteras patentes y seguras. Somos un puente de alto rendimiento para todo tipo de actividades ilícitas y nuestro “presente y futuro” se decide en cenáculos internacionales.

La máxima prioridad para la casi totalidad de los venezolanos es enfrentar esta severa realidad. No se trata de divisiones sociales óptimamente nutridas por la dictadura entre chavistas y opositores. Mucho menos de la aplicación refractaria de un “modelo fracasado”.

Por el contrario, camino a los 17 años de diseños demoledores, las etapas consecutivas de destrucción de las bases constitucionales y operativas de la república han generado los resultados programados.

El rector Ugalde en su artículo del jueves 11 llamaba a “las mil acciones de resistencia, de denuncia y de combate contra un modelo político y económico suicida, antidemocrático y anticonstitucional”. Nadie discute que la sociedad civil esté pendiente de asegurarse de participar en elecciones como las parlamentarias de diciembre de 2015. Pero el hambre, la muerte, las enfermedades, el crimen, las torturas, el encarcelamiento por razones políticas, el sicariato, la censura, el desfalco y la subversión acentuada de los procesos educativos, productivos, religiosos y de nuestros valores patrios no pueden “sentarse a esperar”. Esa actitud es similarmente suicida.

La resistencia y el combate democrático requieren de la participación masiva y continua de los venezolanos de buena voluntad.

En particular, a los sectores agrupados en organizaciones políticas o en organizaciones no gubernamentales, al sector empresarial y a las Fuerzas Armadas institucionales les corresponde establecer estrategias y acciones cuyos fines superiores sean rescatar la república, iniciar el muy complejo proceso de reconstrucción nacional y garantizar que la civilidad venezolana evolucione rápidamente para operar con eficiencia y conocimientos en los cánones de un mundo que en el siglo XXI está significativamente fundamentado en la desigualdad, la impunidad, lo ilícito, el terrorismo y las guerras.

Para nosotros, los universitarios demócratas, las exigencias son múltiples. Somos de las muy escasas instituciones venezolanas que aún funcionan en contextos republicanos, con autonomía y pluralidad.

Nuestros conciudadanos nos otorgan una máxima credibilidad. Por eso, insisto en la imperiosa y diaria participación de todos los sectores de cada comunidad universitaria. La dura lucha que se avecina es tarea de todos. Es absurdo colocar la responsabilidad solamente en los consejos universitarios o en las autoridades rectorales y decanales.

Iniciaremos en breve el lapso académico 2014/2015. Impactan agudamente nuestros compañeros presos, la inseguridad y el narcotráfico, los míseros salarios y la confiscación de todas las deudas laborales acumuladas, la subversión de los procesos internos y electorales, el ahorcamiento presupuestario y otros factores que debilitan la calidad académica. Sin embargo debemos resistir.

Rescatar la república trasciende todo obstáculo posible.

@nbiancoucv