• Caracas (Venezuela)

Nicolás Bianco

Al instante

Inviabilidad académica e institucional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 30 de septiembre el profesor Manuel Fernández presidió el Consejo Nacional de Universidades por primera vez, en calidad de ministro de Educación Universitaria y Ciencia, Tecnología e Innovación. Repitió la cartilla de sus seis antecesores (desde 2008). Sin fundamentación alguna, enfatizó: “El Plan de la Patria, el Estado docente socialista y los éxitos según su apreciación de todo el sector educativo nacional bajo el régimen de la revolución bolivariana”.

No incluyó en agenda el tema del presupuesto universitario 2015 y desconoció la responsabilidad única y directa del Ejecutivo nacional (resolución 116 de 2013) de honrar las divisas que por derecho constitucional le corresponde al vital conglomerado de venezolanos que estudian en el exterior.

Más aún, en el contexto de la subversión continua del orden universitario que rige a las universidades públicas autónomas, desde Miraflores, la dictadura madurista ya había preparado una nueva y devastadora emboscada, orientada esta vez a inducir lo que sin duda alguna se ha de identificar como el “Estado de inviabilidad académica e institucional” de nuestros principales centros de estudios universitarios.

Dos días después del referido CNU, el viernes 3 de octubre, el ministro y la OPSU enviaron por correo electrónico a los rectorados de las universidades públicas autónomas y las experimentales la decisión inconsulta y dictatorial de otorgar solo 35% o menos de las cuotas presupuestarias 2015 que cada universidad había sometido al despacho de Educación Universitaria. Así, mientras la UCV sometió una cuota de 8,22 millardos de bolívares, la dictadura ha dispuesto se nos otorgue la suma de 3,1 millardos.

Más de 20 millardos que se niegan a cada venezolano que alcanza a estudiar y egresar (pre y posgrados) en las universidades nacionales que poseen una extraordinaria historia, sólido legado y el mayor reconocimiento internacional. Una cantidad por demás modesta, si se considera que en lo que va del año fiscal 2014, la dictadura, entre otros ingresos al erario nacional, se ha apropiado de cerca de 1.000 millardos (1 billón) de lo que el chavismo denominó “bolívares fuertes”.

A pesar del rotundo y continuo fracaso de la dictadura en destruir nuestras universidades democráticas, públicas y privadas y en liquidar el régimen autonómico, les resulta imprescindible detener el crecimiento sostenido de las profundas diferencias académicas, científicas, tecnológicas y operativas, así como del ambiente de democracia y pluralidad, y aupar el “sistema paralelo de universidades” decretadas y controladas íntegramente por el oficialismo y sus asesores.

Han sido nuestras universidades autónomas y las privadas democráticas que, junto con las valerosas academias nacionales y voces con conocimiento y prestigio, los que hemos desmontado y denunciado el descomunal y extenso fraude oficialista que en 16 años ha destruido la nación y ha llevado a perder la república, sus instituciones y su soberanía.

Es deber ineludible de la absoluta mayoría democrática de la sociedad civil y de todos los integrantes de las comunidades universitarias impedir, por medios constitucionales, que la dictadura prevalezca y se imponga la “inviabilidad académica e institucional” de nuestras alma máter.

Plenemos nuestras plazas y avenidas, protejamos nuestras puertas, invitemos a egresados y familiares a acudir con mayor frecuencias a los campus universitarios. Luchemos unidos por reconquistar a la Venezuela democrática fundamentada en la autonomía de sus universidades.

@nbiancoucv