• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

“Hay uso excesivo de la fuerza en las protestas en Venezuela”

El 8 de mayo en la madrugada estudiantes fueron sorprendidos por la GNB en los campamentos de protesta en Caracas | Foto Omar Véliz / Archivo

Foto Omar Véliz | Archivo

El poder acumulado por el Ejecutivo y la erosión de los derechos humanos permite el acoso a los opositores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Bajo el mandato del presidente Hugo Chávez y ahora el presidente Nicolás Maduro, la acumulación de poder en la rama Ejecutiva y la erosión de los derechos humanos y las garantías ciudadanas han permitido que el gobierno, intimide, censure y persiga a sus críticos”, explica la organización Human Rights Watch en su capítulo sobre Venezuela.

La organización internacional dedicada por más de 30 años a defender los derechos humanos presentó ayer su informe anual y en el describió de actos de retaliación de los gobernantes hacia las voces críticas y graves violaciones a los derechos humanos en el país.

“Las fuerzas de seguridad –incluyendo la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana, y otras fuerzas estadales usaron rutinariamente, y de forma ilegal, la fuerza contra manifestantes desarmados y transeúntes”, indicaron en su texto que señala que las violaciones incluyeron severas golpizas, uso indiscriminado de munición real, balas de goma y gas lacrimógeno contra las multitudes que protestaban, e incluso, en algunos casos el uso de perdigones a quemarropa contra personas desarmadas e individuos que ya estaban detenidos.

“Las fuerzas de seguridad también toleraron, y colaboraron directamente con grupos armados y bandas paramilitares pro gobierno que atacaron a los manifestantes con impunidad”.

De la misma forma el informe relata que los venezolanos que discrepaban de la versión oficial eran víctimas de un sistema judicial corrupto y plegado a los deseos de los altos funcionarios de gobierno, entre los que nombra a Maduro y al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

La falta de independencia judicial –supeditada al poder Ejecutivo y a ciertos miembros del partido de gobierno–, la carencia de libertad de expresión y el ataque a los defensores de los derechos humanos y ONG que se encargan de contraloría el Estado son algunos de los grandes problemas que señala Human Rights Watch en su informe de 2015.

El reporte de la organización también señala en varias ocasiones la falta de compromiso de Unasur en velar por el diálogo entablado en marzo entre el gobierno y oposición. Subrayó los esfuerzos de funcionarios de Venezuela en organizaciones internacionales de menoscabar organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o de investigar a países con dudoso record en derechos humanos como Siria, Irán y Corea del Norte.


Derechos humanos no son un lujo. Los gobiernos miran cada vez más los derechos humanos como un lujo que no siempre se pueden dar, pero muchos países, como Estados Unidos, son de hecho responsables de alimentar el clima propicio para que florezcan grupos como el Estado Islámico o crisis como en Ucrania, dijo Kenneth Roth, director de Human Rights Watch.

“Las violaciones de derechos humanos jugaron un papel importante en generar o agravar la mayoría de las crisis actuales”, aseguró.

“Algunos gobiernos denuncian violaciones de derechos humanos, pero muchos parecen haber concluido que las serias amenazas actuales a la seguridad deben tomar prioridad sobre los derechos humanos. Ponerlos de lado no sólo está mal, es contraproducente”, y agregó que los derechos humanos son una brújula esencial de la política.