• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La troika retoma su análisis en Atenas para el siguiente tramo del rescate

Parlamento de Grecia/ AP

Parlamento de Grecia/ AP

En las negociaciones con la troika que se espera terminen antes del 16 de abril, hay todavía una serie de flecos que no pudieron resolverse durante su visita el mes pasado, como la reducción de los empleados públicos en 25.000 este año y en otros 125.000 en 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La troika retoma hoy en Atenas su análisis sobre los progresos de Grecia en relación con el programa de rescate, de cuyo resultado dependerá el desembolso del próximo tramo de la ayuda por valor de 6.000 millones de euros.

Anoche los tres partidos que forman la coalición de Gobierno -conservadores, socialdemócratas e izquierda moderada- llegaron a un acuerdo sobre la disputa interna que mantenían acerca del impuesto extraordinario de la propiedad, cuyos ingresos la troika considera indispensables.

Este impuesto extraordinario se cobra a través de la factura de la luz, un instrumento que ha sido duramente criticado, y que en principio solo debía aplicarse en 2012.

Ante las exigencias de la troika de mantener este gravamen, los líderes de los tres partidos formularon una propuesta de compromiso que consiste en crear un único impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, tal y como pretendía el Gobierno, cuya recaudación sin embargo se seguirá realizando este año a través de la factura de la luz.

Tan solo a partir de 2014 serán las delegaciones de Hacienda las encargadas de la recaudación.

En las negociaciones con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), que se espera terminen antes del 16 de abril, hay todavía una serie de flecos que no pudieron resolverse durante su visita el mes pasado, como la reducción de los empleados públicos en 25.000 este año y en otros 125.000 en 2014.

El Gobierno de Andonis Samarás quiere evitar despidos directos y cree poder lograr este objetivo mediante jubilaciones y el traslado de funcionarios a la denominada reserva.

Uno de los asuntos que más preocupa a la troika es la caída de los ingresos del Estado durante los primeros meses del año y el incremento del déficit en las arcas de la seguridad social, motivado por el retroceso del número de cotizantes.

Uno de los problemas que ha llevado a la caída de ingresos ha sido la elevada morosidad a Hacienda.

Tan solo en los dos primeros meses del año, las deudas a la Hacienda griega sumaron 1.300 millones de euros.

El total, las deudas al fisco heleno ascienden a 55.307 millones euros, un problema que el Gobierno quiere solucionar ofreciendo a los ciudadanos posibilidades de saldar su deuda a plazos.

En principio, el memorando firmado el año pasado con los acreedores contempla que todo desvío de los objetivos fiscales conduce automáticamente a medidas de ajuste adicionales.

Sin embargo, cabe esperar que en las negociaciones se encuentre una solución a este problema, habida cuenta del conflicto social que puede entrañar toda medida nueva, además de agravar la recesión.

De acuerdo a algunos medios griegos, el Gobierno tiene previsto solicitar una moratoria de tres meses para recuperar el retroceso en los ingresos durante el primer trimestre.

Otro de los asuntos que se debatirán en las próximas dos semanas será el proceso de recapitalización de la banca griega, y en particular la fusión del Banco Nacional de Grecia (National Bank) y el Eurobank, que la troika no ve con agrado por los daños que podría causar al sistema financiero un potencial fracaso de un gigante bancario como el que surge de esta unión.

Además del tramo de 6.000 millones de euros para el próximo trimestre, queda pendiente el pago de 2.800 millones correspondientes a marzo, cuyo desembolso en principio no está en duda.

Todo estos tramos forman parte del segundo paquete de rescate por valor de 130.000 millones de euros.