• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Una tormenta sigue azotando el sur y noreste de EE UU

El enorme atasco de tráfico se extendió unas 26 millas/ EFE

El enorme atasco de tráfico se extendió unas 26 millas/ EFE

Esta tormenta de finales de invierno volvió a cancelar las clases para los escolares en varios estados, y muchos hogares se quedaron sin electricidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los relojes de Estados Unidos se adelantarán este fin de semana para el horario de primavera, pero el viernes seguía siendo invernal en buena parte del país.

En zonas desde el sur al noreste se esperaban temperaturas menores a lo habitual, entre 10 y 30 grados Fahrenheit (de a grados centígrados), así como intensas nevadas en la zona del medio Atlántico, según el Servicio Nacional Meteorológico (NWS, por sus siglas en inglés)

Esta tormenta de finales de invierno volvió a cancelar las clases para los escolares en varios estados, y muchos hogares se quedaron sin electricidad. También cerraron oficinas y parlamentos estatales. Los vecinos de la zona esperaban que la tormenta fuera el último coletazo de este duro invierno, y que la primavera trajera pronto algo de alivio.

A continuación, cómo está afectando la tormenta al país:

VARADOS EN KENTUCKY

Miles de conductores varados en Kentucky soportaron largas esperas el jueves, que en algunos casos se extendieron a casi 24 horas, mientras caían hasta 2 pies (unos 60 centímetros) de nieve en algunos puntos del estado y los frustrados viajeros lidiaban con estómagos y depósitos de combustible casi vacíos.

El enorme atasco de tráfico se extendió unas 26 millas. Soldados de la Guardia Nacional y trabajadores de emergencia comprobaron la seguridad de los desesperados viajeros.

"Ves millas y millas de atascos y atascos. No es una buena vista", comentó el guarda nacional Jeriel Clark mientras su grupo de soldados repartía comida y agua en la Interestatal 24, bloqueada por la nieve en el extremo occidental de Kentucky.

Larry Weas pasó una fría noche acurrucado en su coche. Para conservar combustible durante su ordalía de 11 horas apagaba el coche durante largos periodos y recogía nieve con un cubo para beber algo.

"Esto ha sido una lección de supervivencia", dijo el conductor, de 54 años y diabético.

Las carreteras interestatales volvían a estar abiertas para el jueves por la noche, según los responsables de autopistas. Las quitanieves siguieron trabajando a buen ritmo mientras el descenso de temperaturas elevaba el riesgo de hielo en la calzada.

El viernes podrían producirse inundaciones conforme subieran las temperaturas, advirtieron las autoridades.