• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Unos 600 soldados de EEUU pudieron estar expuestos a armas químicas en Irak

Los soldados estadounidenses encontraron alrededor de 5.000 armas químicas, entre cabezas explosivas, proyectiles y bombas de aviación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

EE UU ocultó que en la guerra de Irak (2003-2011) pudo haber al menos 600 soldados heridos por armas químicas abandonadas o escondidas años atrás durante el régimen de Sadam Husein, señala una información publicada hoy por el diario New York Times.

Hace un mes el rotativo reveló, en el reportaje de investigación "Las víctimas secretas de las armas químicas abandonadas en Irak", que al menos habían sido 17 los expuestos a estas armas y que el Pentágono ocultó esta información desde 2003.

En su artículo de hoy explica que desde la publicación del reportaje el total de soldados que han revelado que fueron expuestos a armas químicas ha aumentado hasta 25 y que una investigación interna del Pentágono encargada por el actual secretario de Defensa, Chuck Hagel, ha descubierto que centenares de militares (más de 600) informaron a sus superiores que creían haber sido expuestos a armas como gas mostaza y gas nervioso.

"Durante esos años las tropas estadounidenses y las iraquíes encontraron repetidamente armas químicas abandonadas y en varias ocasiones los soldados resultaron heridos", se aseguraba en el primer reportaje, del 15 de octubre.

En total, los soldados estadounidenses encontraron alrededor de 5.000 armas químicas, entre cabezas explosivas, proyectiles y bombas de aviación, según los testimonios de doce participantes y documentos de Inteligencia a los que tuvo acceso el rotativo.

"Estados Unidos había ido a la guerra declarando que debía destruir armas de destrucción masiva activas. Sin embargo, los soldados estadounidenses fueron encontrando y siendo víctimas de los remanentes de programas abandonados desde mucho tiempo atrás, construidos en estrecha colaboración con Occidente", se indica.

Según el diario, las armas eran remanentes de un programa iraquí lanzado en los años ochenta durante la guerra Irak-Irán (1980-1988) y fueron fabricadas antes de 1991.

"El secretismo del Gobierno, aseguran las víctimas y participantes, impidió a los soldados recibir una información médica adecuada y el reconocimiento oficial por sus heridas", indica el diario.

"Estas revelaciones son un motivo de preocupación ahora que el Estado Islámico controla buena parte del territorio donde fueron encontradas esas armas", concluye.