• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

75% de los niños sirios refugiados en el Líbano no reciben clases

Decenas de refugiados sirios hacen cola para proceder a su registro tras su llegada a la localidad de Arsal, Libano / EFE

Decenas de refugiados sirios hacen cola para proceder a su registro tras su llegada a la localidad de Arsal, Libano / EFE

El estudio, sobre una muestra de 1.500 personas, revela que los refugiados atraviesan importantes dificultades económicas y se enfrentan a numerosos problemas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 75% de los niños sirios refugiados en el Líbano no están escolarizados porque sus familias, cada vez más endeudadas, no pueden sufragar los costes de su educación, según una encuesta divulgada hoy por la ONG Oxfam.

El estudio, sobre una muestra de 1.500 personas, revela que los refugiados atraviesan importantes dificultades económicas y se enfrentan a numerosos problemas para encontrar trabajo por lo que cada vez contraen más deudas para subsistir.

Menos del 20 por ciento de las familias sirias en el Líbano ha conseguido un empleo temporal y, según el estudio, los desplazados están gastando una media de 322 libras (386 euros o 520 dólares) al mes, el doble de lo que ingresan, que son 155 libras (186 euros o 250 dólares).

La encuesta, impulsada por el Centro de Investigación e Innovación de Beirut (BRIC) junto con Oxfam, advirtió de que los refugiados, que viven hacinados en alojamientos súper poblados, suman el 25 por ciento de la población libanesa, una cifra que el mercado laboral no puede sostener.

El responsable de Oxfam para el conflicto de Siria en Beirut, Nigel Timmins, dijo que los refugiados "se enfrentan diariamente a una batalla por sobrevivir en un país donde los trabajos y el alojamiento asequible es escaso".

Muchos de los encuestados contaron que están pidiendo dinero a sus familiares y amigos después de gastar lo que tenían e incluso, un número reducido de familias comentó que algunos libaneses, propietarios de viviendas o comercios, les han concedido un crédito aún sin saber cuándo recuperarán el dinero.

"Se produce competencia por cualquier trabajo entre los refugiados desesperados y los libaneses más pobres, que sienten que son empujados al trabajo forzado", añadió Timmins.

El estudio concluye que la situación empeorará conforme finalicen los trabajos estacionales con la llegada del invierno, mientras que numerosas asociaciones están trabajando con el Gobierno libanés para proporcionar sustento a las personas más vulnerables en esta zona.