• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ayman Tomoum: La salida de Mursi restauró la democracia

Ayman Tomoum / Omar Véliz

El embajador dice que lo la intervención militar luego del levantamiento de junio del año pasado ocurrió para que se pudieran cumplir las exigencias del pueblo / Omar Véliz

El diplomático explicó que el ex mandatario de la nación norafricana y los Hermanos Musulmanes, organización ahora considerada ilegal en la nación, son juzgados por atacar a inocentes y cometer actos violentos contra la población

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayman Tomoum es el nuevo embajador de Egipto en Venezuela desde el 31 de octubre de 2013. El funcionario, con más de 25 años de carrera diplomática en los que ha servido en Grecia, Marruecos, Bangladesh y Argelia, afirmó estar complacido por su designación así como contento por la calidez y amistad de los venezolanos.

–¿Cuál es el papel de la Fuerza Armada en Egipto? ¿Habrá votación popular para escoger un nuevo presidente?

–Luego del estallido de la revolución del 25 de enero de 2011 y de la decisión de nuestro antiguo presidente, Hosni Mubarak, de dimitir a favor del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, éste último asumió el poder para un periodo de transición que se extendió por 16 meses.

Tras las elecciones el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas entregó el poder al presidente electo, Mohamed Mursi, y continuó con sus funciones normales, lejos de la política.

Un año después, el 30 de junio de 2013, 15 millones de egipcios tomaron las calles para ejercer el mismo derecho, tal como en la revolución del 25 de enero, e insistieron que se restituyera el camino democrático y se celebraran las elecciones adelantadas. Mursi y los Hermanos Musulmanes se negaron a responder las exigencias del pueblo, a pesar de las iniciativas para resolver la situación y las advertencias de los militares en relación a la crisis de seguridad y estabilidad del país, las Fuerzas Armadas no tuvieron más opción que cumplir el deseo del pueblo. Tras la juramentación del presidente interino, las Fuerzas Armadas retomaron sus responsabilidades normales.

Lo sucedido en Egipto en junio de 2013 fue un levantamiento popular y la intervención militar se dio para satisfacer las exigencias del pueblo y luego de haber agotado todos los esfuerzos para solventar la crisis.

–La salida del presidente, en la forma que fue derrocado ¿no es un fracaso?

–No se puede considerar un fracaso. Por el contrario condujo a la restauración de la democracia. Infundió respeto por la pluralidad de Egipto y evitó que el país llegara al caos como resultado de la insatisfacción del pueblo por las prácticas no democráticas del régimen de Mursi.

–¿Por qué los Hermanos Musulmanes son ahora considerados un grupo terrorista e ilegal?

Permítame clarificar el asunto. La prohibición de actividades de los Hermanos Musulmanes fue decidida de acuerdo al veredicto de una corte de Egipto. La decisión se basó en los asesinatos y hechos de terrorismo ocurridos el 20 de junio de 2013, perpetrado (y eso fue comprobado) por esa organización contra ciudadanos inocentes, fuerzas armadas, policía, instituciones del Estado, iglesias y otros lugares de adoración, por eso es que se señala a los Hermanos Musulmanes como un grupo terrorista. Los Hermanos Musulmanes perdieron todo su apoyo por los actos violentos contra la gente y el Estado y por eso son rechazados por los egipcios. Y le reafirmó que esas decisiones fueron tomadas en un amplio consenso popular, que confirma claramente el declive del apoyo de esa organización.

–¿Cómo avanzan hacia la democracia?

–Egipto está transitando la vía correcta hacia el fortalecimiento de la democracia. El gobierno anunció la participación a todas las facciones incluso las islámicas políticas que no estén involucradas en actos de violencia, asesinatos y sabotaje tras la revolución del 30 de junio.

Fue de esta iniciativa de diálogo y reconciliación que surgió el borrador final de la Constitución que se somete hoy a referendo y al cual seguirán elecciones parlamentarias y presidenciales.

–¿Qué hay del juicio de Mursi?

–Un juez independiente y de alto rango investiga los cargos por asesinato, uso de violencia, posesión de armas fuego y tortura contra manifestantes pacíficos que estaban cerca del palacio presidencial en diciembre de 2012.

Mursi, junto a otros 14 líderes y simpatizantes de la Hermandad Musulmana fueron presentados ante la corte criminal. Su juicio es por cargos criminales y no políticos y se lleva a cabo con leyes ordinarias.

–¿Qué medidas toma Egipto para enfrentar la situación económica? ¿Cuán efectivas serán?

Una de las tareas más importantes para el gobierno de transición es resolver la situación económica tras las circunstancias de los últimos tres años. Se ha desarrollado un ambicioso programa para reactivar la economía, con cuyo financiamiento contribuyeron los países del Golfo Pérsico, en especial Arabia Saudita, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos, este emprendimiento busca ejecutar proyectos urgentes que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos y ofrezcan oportunidades laborales a los jóvenes.

Boicot islamista

El partido islamista moderado Egipto Fuerte, que pedía votar No en el referéndum constitucional que arranca hoy, decidió boicotear la consulta tras la detención de siete de sus miembros la pasada semana.

“No estamos de acuerdo con las decisiones que se han ido tomando a lo largo de este proceso, por eso decidimos retirarnos, rechazamos totalmente la organización de este referéndum”, explicó el portavoz del partido, Mohamed Ozman.

Egipto Fuerte fue fundado por el político Abdel Moneim Abdulfutu, que abandonó los Hermanos Musulmanes en 2011 y fue candidato a la presidencia en los comicios de 2012, en los que triunfó el islamista Mursi, posteriormente derrocado por el golpe de Estado del 3 de julio de 2013.

Ozman lamentó la detención de sus siete compañeros de partido, de los que cuatro ya han sido puestos en libertad, durante su campaña para pedir votar en contra del proyecto constitucional.