• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El racionamiento de alimentos en Cuba cumple medio siglo

Libreta de racionamiento en Cuba | Reuters

Libreta de racionamiento en Cuba | Reuters

Puesta en marcha en julio de 1963 por el retirado líder Fidel Castro, la cartilla de racionamiento ha garantizado a los cubanos una canasta básica de alimentos que incluye pequeñas cantidades mensuales de arroz, café, huevos, azúcar, aceite

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salvavidas para unos y obsoleta para otros, la cartilla de racionamiento de alimentos en Cuba, la más antigua de la época moderna, cumple 50 años en medio de un plan de reformas económicas del Gobierno orientadas al mercado que llevaría a su eliminación.

Puesta en marcha en julio de 1963 por el retirado líder cubano Fidel Castro para enfrentarse a la escasez de alimentos derivada del embargo económico aplicado por Estados Unidos tras la revolución de 1959, la cartilla de racionamiento ha garantizado a los cubanos una canasta básica de alimentos que incluye pequeñas cantidades mensuales de arroz, frijoles, café, huevos, azúcar y aceite.

"Fue una necesidad del país y hay que mantenerla hasta que existan condiciones para liberarla, hasta que haya productos suficientes para liberarla", dijo Pedro Ruiz, un anciano que trabaja como vigilante nocturno.

"Por lo menos garantiza lo elemental (...) el pan va para la casa, las cosas más o menos necesarias van para la casa, no es lo que uno quisiera, pero bueno, es la necesidad que tenemos", agregó.

Pero la conocida libreta ha estado en la mira del presidente cubano Raúl Castro, que reemplazó a su hermano Fidel en la presidencia de la isla en 2008, advirtiendo que es una carga "irracional e insostenible" para el Estado. Algunos productos, como detergentes y jabones, han dejado de ser subsidiados y ahora se venden en el mercado libre.

Fuentes cercanas al Gobierno sostienen que mantener este antiguo método de distribución de alimentos cuesta unos 25.000 millones de pesos al año, el equivalente a 765 millones de euros, de los cuales la población solo paga el 12,3 por ciento y el resto corre por cuenta del Estado. Cuba ha importado durante años el 80 por ciento de los alimentos subsidiados.

Su eliminación gradual es parte de un plan más amplio de reformas que impulsa Raúl Castro para sacar a flote la economía de la isla y modernizar el socialismo instalado hace medio siglo.

Como parte de las nuevas medidas, el Gobierno está reduciendo el papel del Estado en la economía, ampliando el sector privado y cooperativo, dando mayor autonomía a las empresas estatales y adoptando medidas para mejorar la calidad de vida de los cubanos, que ahora pueden comprar y vender coches y casas, viajar al extranjero con mayor facilidad, arrendar tierras y hasta tener sus propios negocios.