• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Una gran fiesta y protocola prepara EE UU por la visita del papa

En Esta Foto tomada el 27 de marzo de 2014, el presidente Barack Obama se reune con el papa Francisco en el Vaticano. El pontífice iniciará Una visita a EE UU el 22 de septiembre de 2015/ Foto: AP

En Esta Foto tomada el 27 de marzo de 2014, el presidente Barack Obama se reune con el papa Francisco en el Vaticano. El pontífice iniciará Una visita a EE UU el 22 de septiembre de 2015/ Foto: AP

El gesto extraordinario, el 22 de septiembre, marcará el inicio de la pompa y esplendor que Washington exhibirá para dar la bienvenida al popular líder de 1.200 millones de católicos en el mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando el papa Francisco llegue por primera vez de visita oficial a Estados Unidos, tendrá una bienvenida como pocos líderes mundiales han tenido: será recibido por el propio presidente Barack Obama apenas baje del avión papal.

El gesto extraordinario, el 22 de septiembre, marcará el inicio de la pompa y esplendor que Washington exhibirá para dar la bienvenida al popular líder de 1.200 millones de católicos en el mundo.

Al día siguiente Francisco será apenas el tercer papa que haya visitado la Casa Blanca. Será recibido como la mayoría de los jefes de Estado en la residencia presidencial: su automóvil recorrerá lentamente el camino de entrada del Jardín Sur hasta el lugar donde se desplegará una alfombra roja y donde Obama y su esposa, Michelle, lo estarán esperando.

Miles de invitados, entre ellos muchos católicos, estarán reunidos en el jardín para recibir a Francisco.

"Al igual que millones de estadounidenses, estoy muy ansioso por dar la bienvenida al papa Francisco a Estados Unidos", dijo Obama este año.

El presidente y el papa se reunieron por primera vez en marzo de 2014 en el Vaticano. Obama ha expresado abiertamente su admiración por el pontífice de 78 años, oriundo de Argentina. A pesar de sus diferencias sobre el tema del aborto, ambos han coincidido en temas como la política de Estados Unidos hacia Cuba e Irán, el cambio climático, la pobreza y la brecha de ingresos.

Nada de lo que ocurra esa mañana detrás de las rejas de hierro del número 1600 de la avenida Pennsylvania será una sorpresa para el Santo Padre. Para el personal de la Casa Blanca, incluso las oficinas de la primera dama, es la norma trabajar en los detalles de visitas como ésta, que se prepara de antemano con representantes de los visitantes.

"Gran parte de las ceremonias de bienvenida se basan en la historia y la tradición", dijo Anita McBride, quien fue asistente del presidente George W. Bush y que recibió al papa Benedicto XVI en la Casa Blanca en abril de 2008. "Cada ceremonia de bienvenida es importante. Cada visitante extranjero es tratado con el mismo nivel de respeto y de planificación".

Francisco ha mostrado poco interés en el protocolo y de la parafernalia durante su papado. Ha evitado tanto el elegante apartamento papal como las caravanas motorizadas, por ejemplo, pero cuando se trata de la etiqueta diplomática que organizan sus anfitriones, él es respetuoso de sus tradiciones.

La visita de Francisco a la Casa Blanca apenas durará unos 90 minutos.

Poco después de llegar al Jardín Sur, se rendirán honores militares -que incluyen un saludo con 21 armas y miembros de banda vestidos con atuendo colonial- y se interpretarán los himnos de Estados Unidos y el Vaticano. Obama dará la bienvenida al papa con un discurso, al que responderá Francisco. A continuación, ambos ingresarán a la Casa Blanca y reaparecerán momentáneamente en un balcón.

En el interior, Francisco firmará el libro oficial de invitados. Ambos intercambiarán regalos y luego sostendrán una reunión privada en la Oficina Oval.

Francisco, quien llegará a Washington proveniente de Cuba, también hablará ante el pleno del Congreso de Estados Unidos, el primer papa en hacerlo. El papa planea visitar Nueva York y Filadelfia antes de regresar al Vaticano.