• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Seis presos han sido asesinados este año en la cárcel más violenta de Brasil

De acuerdo con las autoridades de Maranhao, estado del norte de Brasil del que Sao Luis es capital, los indicios permiten decir que el preso fue estrangulado dentro de la celda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Seis presos han sido asesinados en lo que va de año en la cárcel de Pedrinhas de la ciudad de Sao Luis, considerada la más violenta de Brasil, donde el sábado se halló el cuerpo sin vida de un recluso con señales de haber sido estrangulado, informaron hoy fuentes oficiales.

Pedro Elías Martins Viega, de 31 años, que cumplía una condena por narcotráfico, fue hallado muerto en una celda de Pedrinhas, prisión en la que se registraron 59 asesinatos en 2013, informó hoy la Secretaría de Administración Penitenciaria del estado de Maranhao.

De acuerdo con las autoridades de Maranhao, estado del norte de Brasil del que Sao Luis es capital, los indicios permiten decir que el preso fue estrangulado dentro de la celda.

Según estadísticas del Consejo Nacional de Justicia, desde comienzos del año se han registrado seis asesinatos de presos en las diferentes unidades que componen el Complejo Penitenciario de Pedrinhas.

De los 59 internos asesinados el año pasado, nueve murieron en una rebelión en diciembre pasado en la que también hubo 20 heridos.

Desde el motín la seguridad en el presidio fue reforzada por miembros de la Policía Militarizada de Maranhao y de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública.

La mayoría de las muertes ha sido atribuida a una guerra entre dos bandas rivales de presos que actúan en Pedrinhas, un complejo con capacidad para 1.770 reclusos pero que hasta el mes pasado albergaba a 2.196.

Las autoridades de Maranhao determinaron en enero pasado el traslado a presidios de máxima seguridad en otras ciudades brasileñas de nueve presos que estaban en Pedrinhas y que eran señalados como los líderes de las organizaciones en disputa.

Igualmente en enero una comisión legislativa de Derechos Humanos denunció que familiares de algunos internos eran obligados a tener relaciones sexuales con los líderes de las bandas rivales durante los días de visitas.

La rivalidad entre las organizaciones criminales de Predrinhas se extendió a comienzos del año a las calles de Sao Luis en la forma de ataques a autobuses públicos y comisarías de policía, en los que murió una niña de 6 años.

Según datos oficiales, la población recusa de Brasil supera ligeramente los 550.000 internos, lo que supone un 30 % más de lo que las cárceles del país pueden albergar.

Se calcula que casi el 40 % de los presos se encuentra en prisión preventiva a la espera de sentencia.