• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La presidenta de Costa Rica aboga por cooperación regional contra la droga

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla / EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla / EFE

La mandataria señaló que cuando Colombia se enfrentó al problema, éste se trasladó a México, y con la guerra emprendida en este país contra el fenómeno, éste se está trasladando hacia Centroamérica, especialmente al norte de esa región

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, subrayó hoy que la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en Latinoamérica no puede hacerse país a país, y abogó por reforzar la cooperación regional contra ese "cáncer que carcome las instituciones".

"No se puede luchar nación a nación contra el narcotráfico y el crimen organizado", señaló Chinchilla, al intervenir en un desayuno informativo en Madrid organizado por el Foro de la Nueva Economía.

La mandataria señaló que cuando Colombia se enfrentó al problema, éste se trasladó a México, y con la guerra emprendida en este país contra el fenómeno, éste se está trasladando hacia Centroamérica, especialmente al norte de esa región.

"Reconozco la lucha valiente y decidida de Colombia contra el narcotráfico, y su éxito contra la narcoguerrilla", dijo Chinchilla, que también elogió a México por ello.

Pero agregó que se está constatando en la región que "ya no solo es un problema de narcotráfico, sino también de crimen organizado, y en la manera que sigamos solo controlando los flujos ilegales de sur a norte, sin controlar los del norte a sur, de tráfico de armas, trasiego de reactivos, tráfico de drogas sintéticas, tráfico de personas y otros" no se podrá acabar con el problema.

Chinchilla subrayó que el tráfico de drogas es un asunto muy importante para la región centroamericana, que, a su juicio, es "víctima de una geopolítica perversa, en medio de los grandes mercados productores hacia el sur, y los mercados consumidores al norte, especialmente Estados Unidos".

Y lamentó que, tras convertirse en una región de trasiego, los países centroamericanos "fuimos finalmente atados a un convoy de muerte, destrucción y violencia que se está cobrando vidas humanas y comiendo gran parte del capital humano".