• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El parlamento israelí investigará el caso del "Reo X"

El subcomité realizará una "investigación intensiva" de todos los aspectos relacionados con el caso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Parlamento israelí investigará el caso del conocido como "Reo X", un israelí de origen australiano que trabajaba para el servicio secreto Mosad y que falleció hace dos años en el completo anonimato en una cárcel tras haber sido arrestado por alta traición. El caso de "X", identificado más tarde como Ben Zygier o Ben Alón, entre sus cuatro identidades conocidas, será analizado a puerta cerrada por el Subcomité parlamentario de Servicios Secretos, informó hoy la Kneset en un comunicado, ya que sobre el expediente pesa una orden de secreto de sumario.

El subcomité realizará una "investigación intensiva" de todos los aspectos relacionados con el caso, desde que Zygier fue alistado por el Mosad hasta su muerte, en diciembre de 2015 en una celda vigilada por circuito cerrado de televisión. El caso de "X" saltó a los titulares de la prensa tras la difusión en Australia de un reportaje exclusivo y las posteriores preguntas de varios diputados al ministro de Justicia, Yaacov Neemán, durante una sesión en el Parlamento. El Ministerio israelí de Justicia sopesa dar a conocer los detalles de su investigación sobre las circunstancias de la muerte de Zygier en un aparente suicidio, según un informe presentado a los tribunales que investigan el caso.

El informe, que puso fin a un proceso judicial en su contra por supuesta traición, determinó que el prisionero se quitó la vida, al tiempo que instruyó a la Fiscalía a examinar si se había producido negligencia por parte de los carceleros que lo custodiaban. El gobierno israelí no ha facilitado más datos sobre la investigación, y el miércoles se limitó a confirmar la existencia del misterioso "Reo X".

Según la televisión pública australiana, Zygier era oriundo de Melbourne y falleció con 34 años de edad a finales de 2010, cuando se le encontró ahorcado dentro de la celda de incomunicados de la prisión de alta seguridad de Ayalón, en la localidad israelí de Ramle. Llevaba viviendo durante una década en Israel, estaba casado con un israelí y tenían dos hijos menores, uno de ellos nacido días antes del presunto suicidio.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se refirió hoy por primera vez al caso y afirmó que su país es una "democracia ejemplar", donde se respetan "los derechos de los interrogados y del individuo", pero en la que hay que tener en cuenta sus particulares necesidades de seguridad. "Somos un Estado democrático ejemplar y protegemos los derechos de los interrogados y de los individuos no menos que en cualquier otro país", comentó, al tiempo que pedía "dejar que las fuerzas de seguridad continúen trabajando sin interferencias, para que podamos seguir viviendo en seguridad y tranquilidad".