• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El papa critica el desempleo juvenil

Papa Francisco / EFE

Papa Francisco / EFE

El pontífice dijo que el mundo laboral debería estar esperando a jóvenes preparados 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa lamentó hoy el desempleo juvenil, que tildó de "verdadera plaga social", y defendió que "el mundo laboral debería estar esperando a los jóvenes", que en estos años, a su juicio, han sentido que no son necesarios.

"(El desempleo juvenil) es una verdadera plaga social, debido a que priva a los jóvenes de un elemento esencial para su realización y al mundo económico de la aportación de sus fuerzas más frescas", dijo durante una audiencia con los miembros de la Federación Nacional de los Caballeros del Trabajo de Italia. 

Y añadió: "El mundo laboral debería estar esperando a jóvenes preparados y deseosos de esforzarse y emerger. Al contrario, el mensaje que en estos años han recibido a menudo es que no se les necesita".

Francisco subrayó que "esto es síntoma de una disfunción grave, que no se puede atribuir únicamente a causas del ámbito global o internacional". Defendió que el bien común, "fin último de la vida en convivencia, no puede ser alcanzado a través de un mero incremento de las ganancias o de la producción, sino que se debe implicar activamente a todos los sujetos que componen el cuerpo social".

En este sentido refirió que la doctrina social de la Iglesia dice continuamente "que el ser humano es el centro del desarrollo y que, mientras hombres y mujeres permanezcan pasivos o al margen, el bien común no podrá ser considerado plenamente alcanzado".

"Ustedes se han destacado porque han sido osados y se han arriesgado, han invertido ideas, energías y capitales haciéndoles fructificar, delegando tareas, pidiendo resultados y contribuyendo a hacer de los otros más emprendedores y colaboradores", dijo el pontífice a los Caballeros.

De ahí parte, a juicio de Bergoglio, "la envergadura social del trabajo", de la capacidad de "implicar a las personas y encargarles responsabilidades, de tal modo que se estimule su capacidad de emprender, su creatividad y su compromiso".

"Esto tiene efectos positivos sobre las nuevas generaciones y hace que una sociedad comience a mirar hacia adelante, ofreciendo prospectivas y oportunidades y, por lo tanto, esperanza para el futuro", apuntó. Además de la dimensión social del mundo laboral, el pontífice destacó su "esfera ética".

"Solo si la economía está basada en la justicia y en el respeto podrá experimentar un auténtico desarrollo que no margine a individuos y pueblos, que aleje a la corrupción y los delitos y no descuide el cuidado del medio ambiente", dijo.

Y concluyó: "Es verdaderamente justo quien, además de respetar las reglas, actúa con conciencia e interés por el bien de todos además de por el suyo. Es justo quien lleva en el corazón la suerte de los más desfavorecidos y pobres, quien no se cansa de trabajar y está preparado a emprender siempre caminos nuevos".