• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El papa convoca al ayuno por Siria

El papa Francisco / AP

El papa Francisco / AP

Francisco, de 76 años, que parecía algo cansado, agradeció además a los cristianos, a los fieles de otras religiones y a los no creyentes que se suman a la movilización mundial por la paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"¡Que se eleve fuerte en toda la Tierra el grito de la paz!", exclamó este miércoles el papa Francisco, que en la primera audiencia general tras las vacaciones convocó a concurrir el sábado a la plaza San Pedro para participar en la jornada de ayuno y oración por Siria.

Francisco, de 76 años, que parecía algo cansado, agradeció además a los cristianos, a los fieles de otras religiones y a los no creyentes que se suman a la movilización mundial por la paz. "¡Que se eleve fuerte en toda la Tierra el grito de la paz!" dijo Francisco, que se dirigió en especial a los fieles árabes procedentes de Irak, Jordania y Egipto.

"¡La fe es una fuerza poderosa capaz de hacer que el mundo sea más justo y más bello!", exclamó. "Las tribulaciones, las pruebas, las dificultades, la violencia y el mal no podrán derrotar nunca a Aquel que derrotó la muerte: Jesucristo", agregó Francisco.

"El próximo sábado viviremos juntos una jornada especial de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero. También por la paz en nuestros corazones. Porque la paz empieza en el corazón", dijo Francisco. "Exhorto en particular a los fieles romanos y a los peregrinos a participar en la vigilia de oración", dijo.

Francisco también evocó la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en Río de Janeiro en julio pasado. "Aunque ya ha pasado más de un mes, quisiera recordar en la catequesis de hoy la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro", dijo el papa. "Quiero agradecer a los brasileños, a sus autoridades, a sus parroquias y a las familias, su fraternal acogida", agregó.

"Para resumir esta experiencia, les propongo tres palabras: La primera es acogida, que crea vínculos de amistad, que perduran sobre todo en la oración. La segunda es fiesta, fiesta con los hermanos, pero, sobre todo, fiesta con el Señor: Juntos hemos rezado, adorado; ha sido una fiesta de la fe. Y, finalmente la tercera: misión. Jesús envía a los discípulos: 'Vayan', salgan de ustedes mismos, y lleven la luz y el amor a las periferias de la existencia", dijo el papa.

"La Jornada Mundial de la Juventud nos recuerda la gran noticia de la historia: que somos amados por Dios y Jesús ha venido a salvarnos", concluyó el Sumo Pontífice, que en varias ocasiones pidió a los fieles que respondieran "Sí" a sus preguntas.