• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El papa Francisco fustigó a la Curia romana

El día de su cumpleaños, Francisco invitó a cuatro indigentes para que comieran con él | Foto: El Mercurio

El papa Francisco | Foto: El Mercurio

El sumo pontífice dijo que una Iglesia que no hace autocrítica, no se actualiza y no intenta mejorar es un cuerpo enfermo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco enumeró en un discurso las que consideró las 15 enfermedades que acechan a la Iglesia y a la Curia romana, como el alzheimer espiritual, el sentirse inmortal, la mundanidad y el exhibicionismo o la vanagloria. El papa aprovechó el tradicional encuentro en la sala Clementina para felicitar por Navidad a los miembros de la Curia romana, que gestionan el gobierno de la Iglesia, para advertirles del catálogo de los males que deben evitar.

Francisco señaló que sería bonito pensar que la Curia romana es un pequeño modelo de Iglesia, y agregó que un miembro de la Curia que no se alimenta cotidianamente con el alimento de Dios se convierte en un burócrata. Luego, ante los cardenales presidentes de los varios dicasterios que integran la Curia, fue enumerando una a una las 15 enfermedades: comenzó por la de sentirse inmortal o indispensable.

“Una Curia que no hace autocrítica y no se actualiza y no intenta mejorar es un cuerpo enfermo”, declaró. Para Francisco, esto deriva de la patología del poder, del complejo de sentirse un elegido y del narcisismo.

Otras enfermedades de este catálogo de males de la Curia es el excesivo trabajo; el endurecimiento mental y espiritual, que impide llorar con los que lloran y alegrarse con los que se alegran; la excesiva planificación y la enfermedad de la mala colaboración.

También destacó el alzheimer espiritual. “Se observa en quien ha perdido la memoria de su encuentro con el Señor y depende solo de sus propias pasiones, caprichos y manías, y construye a su alrededor muros y costumbres”, dijo.

Otro de los males que enumeró fue el de la rivalidad y la vanagloria, que surge cuando la apariencia y las insignias de honor se convierten en el objetivo primario de la vida.