• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Un menor panameño murió por protestas en la ciudad de Colón

Ricardo Martinelli, presidente de Panamá | AP

Ricardo Martinelli, presidente de Panamá | AP

Los sucesos se produjeron luego de la aprobación de una reforma legal que permite la venta de terrenos públicos en la Zona Libre de Colón. La mañana de este sábado, el presidente Ricardo Martinelli acusó a "agitadores profesionales" de "azuzar" las protestas "por motivos políticos o ideológicos"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un niño de 10 años muerto y al menos nueve personas heridas de bala dejaron unos confusos incidentes en la ciudad de Colón, en Panamá, donde las autoridades decretaron el toque de queda para frenar la violencia.

Los sucesos ocurrieron de manera intermitentemente a lo largo de este viernes tras la aprobación de una reforma legal que permite la venta de terrenos públicos en la Zona Libre de Colón.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, sancionó este mismo viernes la reforma legal, que varios sectores políticos y empresariales rechazan por considerarla "injustificada", pese a que el gobierno asegura que mejorará la calidad de vida de los habitantes de Colón.

La Policía Nacional se enfrentó durante el día tanto con grupos de manifestantes que salieron a las calles a protestar contra la venta de los terrenos privados en la Zona Libre, como con otros que aprovecharon el desorden para saquear algunos negocios del centro de la ciudad.

Personal médico del Hospital Manuel Amador Guerrero declaró a la televisión local que un menor de 10 años murió a causa de una herida de bala en el abdomen. El niño habría quedado atrapado en un enfrentamiento entre la Policía y grupos de supuestos manifestantes.

El director médico añadió que en ese hospital fueron atendidas seis personas por heridas de bala, y otras con lesiones de perdigones, cuyo número no precisó.

Por su parte, la Policía Nacional informó en un comunicado que tres de sus agentes resultaron heridos por disparos, y otros cinco con objetos contundentes.

"Tres almacenes fueron saqueados y dos estaciones de gasolina vandalizadas" en Colón, añadió la Policía, que resaltó "que se formularán cargos en contra de todas aquellas personas que sean sorprendidas portando armas de fuego" en la ciudad.

El gobernador de Colón, Pedro Ríos, decretó el toque de queda a partir de las 19.00 hora local (00.00 GMT) para frenar la violencia.

Según corresponsales de medios locales, la Policía Nacional usa sus armas de reglamento debido a que recibió varios disparos de saqueadores que aprovecharon los momentos de incertidumbre.

Los enfrentamientos entre la Policía y grupos de personas, que incluyeron el lanzamiento de gases lacrimógenos, disparos y piedras, así como también algunas detenciones practicadas en una zona popular de la ciudad.

El dirigente sindical de Colón Edgardo Boitier anunció que mantendrán las protestas hasta que Martinelli la derogue.

A primera hora de esta mañana Martinelli acusó a "agitadores profesionales" de "azuzar" las protestas "por motivos políticos o ideológicos" y con el fin "crear el caos".

El gobernante defendió la venta de los terrenos en la Zona Libre de Colón con el argumento de que "no se puede tener a los más ricos pagando una guayaba" o una cantidad pírrica por el arrendamiento de de esas áreas, mientras "los más pobres están pasando problemas".

"Yo le pido la calma al pueblo colonense", expresó Martinelli esta mañana en una entrevista con la emisora TVN en la que aseguró que con la venta de los terrenos de la Zona Libre de Colón "vienen muchos mejores tiempos" para esa localidad, ubicada a unos 80 kilómetros de la capital panameña.

La Zona Libre de Colón, la puerta en el Atlántico del Canal de Panamá, es considerada la segunda más importante del mundo después de Hong Kong.